Los novatos Verlander y Reyes serán los primeros protagonistas

Por viernes 20 de octubre, 2006

Detroit (EEUU), 20 oct (EFE).- La confianza podría ser la palabra perfecta para justificar la decisión que el manejador de los Tigres de Detroit, Jim Leyland, y de los Cardenales de San Luis, Tony La Russa tomaron al elegir a los novatos Justin Verlander y Anthony Reyes como los abridores del primer partido de la Serie Mundial.La decisión de Leyland y La Russa establece un hito en la historia de las Grandes Ligas porque nunca antes dos novatos habían salido como abridores en el primer Partido de la Serie Mundial.

También son los primeros novatos que abren un partido de la Serie Mundial desde que lo hiciese John Lackey con los Angelinos de Anaheim en la del 2002.

Sin embargo, con uno ya se dio y también fue por decisión de Leyland cuando eligió al cubano Liván Hernández para que saliese en el partido inaugural del "Clásico de Otoño" de 1997 con los Marlins de Florida.

"Se la capacidad que tiene Justin y como hace las cosas en el montículo", comentó Leyland. "Además el descanso de nueve días que ha tenido le ha venido perfecto para que recuperase fuerzas".

Otro motivo de poner a Verlander en el primer partido, es que Leyland desea que el veterano zurdo Kenny Rogers salga en el segundo partido que se disputará en el Comerica Park y si fuese necesario un sexto también estuviese listo.

"Quiero tener a Rogers como abridor en los dos partidos que pueda disputar en casa", destacó Leyland.

Verlander, que en la temporada regular estableció una marca de 17-9 y 3.63 de promedio de efectividad, fue una de las claves en los triunfos de los Tigres y es el máximo aspirante a conseguir el premio de Novato del Año.

Aunque en la fase final no ha brillado de la misma manera, de hecho si los Mets de Nueva York hubiesen sido los ganadores del banderín de la Liga Nacional, Leyland no se hubiera decidido por Verlander, de 23 años.

El derecho novato en la competición de octubre tiene marca de 1-0, pero 5.91 de promedio de carreras limpias permitidas, la más alta entre los lanzadores de los Tigres.

Su mejor lanzamiento la recta de más de 160 kilómetros por hora perdió fuerza y en el segundo partido de la serie de división contra los Yanquis de Nueva York completó cinco entradas y un tercio para irse sin decisión al permitir siete imparables y tres carreras.

Los Tigres reaccionaron para al final ganar el partido e iniciar una racha de siete triunfos consecutivos, aunque Verlander se quedó sin decisión.

Mientras que en el segundo de la Serie de Campeonato de la Liga Americana contra los Atléticos de Oakland también lanzó cinco entradas y un tercio para quedarse con la victoria después que los Tigres ganaron 8-5.

"Me ha servido el descanso, mi brazo me lo ha agradecido y estoy completamente recuperado para el reto de la Serie Mundial", comentó Verlander.

El resto de la rotación de los Tigres que ha definido Leyland quedó compuesta por Rogers, la gran estrella en lo que va de la fase final; Nate Robertson y Jeremy Bonderman.

El "bullpen" una vez más estará encabezado por el lanzallamas Joel Zumaya, recuperado de la lesión de muñeca que sufrió durante la serie contra los Atléticos de Oakland.

Otra buena noticia para los Tigres es que el primera base Sean Casey, que se lesionó la pantorrilla de la pierna izquierda, también contra los Atléticos, está listo para jugar la primera Serie Mundial que disputa el equipo de Detroit desde 1984 cuando ganaron el título al vencer por 4-1 a los Padres de San Diego.

Aunque, los planes de Leyland son el colocar a Casey como bateador designado en los dos primeros juegos y mantener el venezolano Carlos Guillén, que ha hecho un gran trabajo, en la inicial.

Reyes, con marca de 5-8 y 5.06 de promedio de carreras limpias permitidas durante la temporada, se convertirá en el primer abridor con menos triunfos que sale para lanzar en un partido de la Serie Mundial.

El último abridor que ganó el primer partido de la Serie Mundial con peor marca en la temporada regular fue Howard Ehmke (7-2) cuando lanzó en 1929 por los Atléticos de Filadelfia y vencieron 3-1 a los Cachorros de Chicago que tuvieron a Charley Root en el montículo.

El abridor novato de los Cardenales ha lanzado sólo una vez en la fase final y fue en el cuarto partido de la Serie de Campeonato contra los Mets, su primera salida desde el 1 de octubre para permitir corredores en cada una de las cuatro entradas que estuvo en el montículo, con cuatro bases por bolas.

Pero cedió carreras a los jonrones solitarios del boricua Carlos Beltrán y el tercera base David Wright.

Reyes, de 25 años, se enteró que iba a ser el abridor del primer partido a su llegada a Detroit procedente de Nueva York, donde la pasada noche el equipo ganó por 3-1 a los Mets en el dramático séptimo partido de la Serie de Campeonato.

"Trato de no pensar demasiado en lo que significa estar mañana, sábado, en el montículo", comentó Reyes. "Prefiero descansar y relajarme al máximo para estar listo cuando comiencen las acciones".

La decisión de La Russa, que llega a su novena Serie Mundial como manejador, segunda con los Cardenales, se debe a que el resto de los abridores estelares han tenido que trabajar dos veces para superar la serie contra los Mets.

Mientras que los Tigres han tenido seis días de descanso después de barrer 4-0 la serie contra los Atléticos, los Cardenales debieron trabajar con los abridores Jeff Weaver, Chris Carpenter y Jeff Suppan hasta el último partido.

La Russa sacará a Weaver para el segundo partido, mientras que Carpenter trabajará en el tercero y Suppan lo hará en el cuarto.

La última vez que los Cardenales y los Tigres se enfrentaron en una Serie Mundial, lo hicieron dos veces, fue en 1968 cuando el equipo de San Luis con el abridor Bob Gibson, que lanzó partido de cinco hits sin anotación, ganaron 4-0 en el primer partido al estelar Denny McLain, que durante la temporada regular había conseguido marca de 31 triunfos.

También el abridor de los Cardenales, Dizzy Dean, ganó el partido inaugural de la otra Serie Mundial que ambos equipos disputaron en 1934 al imponerse por 8-3, en el Navin Field de Detroit.EFE