Los seis grados de separación y las posibilidades educativas de las redes sociales

Por Carlos Luis Baron lunes 9 de julio, 2012

La humanidad tiene hoy en día una excelente oportunidad para comprobar la teoría de los Seis Grados de Separación del escritor húngaro Frigyes Karinthy. Esta teoría asegura que dos seres humanos localizados en distintas partes del planeta están separados por un máximo de seis personas conocidas. Es decir, que si usted se dispone a enviar un regalo o un mensaje al empleado de la estación del metro de Buenos Aires sin utilizar el servicio de correo, su regalo o mensaje no pasará por las manos de más de seis personas diferentes antes de llegar hasta la persona deseada, aun si usted ni siquiera conoce el domicilio exacto de dicha persona.

Las Redes Sociales en Internet han permitido que esta teoría cobre vida. ¿Cuántos de nosotros le ha sido posible contactar a un amigo de la infancia o de estudio que tenia años sin ver gracias a alguna de las redes sociales que utilizamos? ¿Cuántos no hemos incluso logrado localizar familiares que teníamos mucho tiempo sin saber nada de ellos o sin verlos? Nos hemos dado cuenta que aquella prima ya se ha casado y tiene hijos, que su amiga de la infancia la sigue acompañando y que ya no es tan flaquita como cuando jugaban en el recreo. Todo gracias a las redes sociales en Internet, puesto que las listas de contactos de nuestros contactos nos permiten encontrar personas que casi ni recordábamos sus nombres y no sabíamos que suerte habían corrido.

Los perfiles interconectados en las diferentes plataformas de redes sociales dan la impresión de que el mundo es cada vez mas pequeño y, como diría Thomas Friedman, que la Tierra es Plana. Ya ningún contacto esta lejos, es posible que no sea necesario dar más de cinco clics antes de que encuentres esa persona de la cual no tienes ninguna noticia desde hace años, es muy probable que unos de esos 600 millones de perfiles que hay en Facebook le pertenezca.

Claro esta, existe la brecha digital y quizás algunos de esos conocidos de la infancia estén entre los que no han tenido acceso a las Nuevas Tecnologías de la Información y de la Comunicación (TICs), o simplemente es de los que han decidido mantenerse al margen de los perfiles en la web, las fotos, los tags, los comentarios y los “Me gusta” que caracterizan a estos nuevos espacios de socialización.

Para la educación, las redes sociales presentan una oportunidad valiosa para que los docentes y los alumnos creen redes por disciplinas y áreas de estudio. Si la teoría de los Seis Grados de Separación es correcta, podríamos afirmar que podemos consultar a cualquier experto en cualquier parte del mundo sobre los temas que nos interesan. Si quisiéramos saber, por ejemplo, cómo los docentes de Estudios Sociales en Chile ven el proceso político-educativo por el que esta atravesando este país, podríamos hacer una búsqueda por países en una de nuestras redes sociales, o preguntar a alguno de nuestros contactos si conoce a alguien con ese perfil. En todo caso, de acuerdo a la teoría propuesta por Karinthy, la distancia entre un docente con las características deseadas y nosotros no debería ser de más de seis contactos diferentes.

El autor, licenciado Box Ruiz, es profesor a tiempo completo de la PUCMM-CSTA.