Los tres acuerdos Espaillat, Linares, Danilo Medina

Por Carlos Luis Baron viernes 13 de julio, 2012

Mientras más millas tiene el marcador de nuestra vida es más amplio el conocimiento de causa y efectos que rige el devenir de tus años para remozar la corteza que moldea el futuro; escribo sobre los dominicanos de aquí y de allá. Se repite la cultura continuista, diseño trujillista impuesto en el gen de mi raza y que cargamos como bolsillo vacio.

Hombres y mujeres que hemos movido nuestro ser a esta tierra, debemos sacudir nuestra mochila genética y apartar de nosotros ese gusano roedor que tanto daño hace a nuestra generación, pensamiento personalista que no permite crear y realizar modelos futuristas de comportamiento original.

La política que es el máximo renglón de expresión cultural, por las posiciones que hemos ganado en Estados unidos, nos muestra inorgánicos e inconsistentes con nuestra misma raza. Incluso como modelo a seguir somos malos diseñadores. Hasta ahora los acuerdos de corbatas, los secretos y los familiares, (nepotismo) forman parte del accionar mentiroso que suplimos a nuestros seguidores en política.

Los desaciertos en cuanto a servicios comunitarios han dado frutos incalculables de desastre y mala calidad. Las organizaciones de relaciones públicas y proyectos educacionales siguen de vacaciones en sus mentalidades.

La presentación de un excelente equipo convincente para trabajo hace a nuestros políticos obreros sin ideas. El menosprecio a la buena organización y el buen servicio además, de la utilización de todo el equipo humano que realiza labores importantes con liderazgo en la comunidad no encuentra agenda con estos señores.

En los últimos meses escuchamos por voz de unos amigos sobre el proyecto Obama de ciudadanía al vapor gratis; hasta ahora no hemos recibido información de ningún político nuestro mencionar estos programas para beneficio de nuestra comunidad. Muchas organizaciones comunitarias se hicieron eco de dicha medida y lo han puesto en práctica, yo he sido testigo de este provechoso proyecto. En lo político una inversión responsable en la comunidad y una buena dosis de oído son elementos fundamentales para la formación y adquisición de potenciales votantes necesarios; ni la imaginación ni las ofertas se desoyen.

Las polillas políticas que nos representan no tienen la capacidad de pensar mas allá de dos horas, lastima esta que se traduce, en buen español, a nos jodimos. Si las elecciones perdidas por Adriano Espaillat y las ganadas por Danilo Medina no tienen un mensaje subliminar de amargura entonces, tenemos problemas con las neuronas. Agréguese a esto el ingrediente Guillermo Linares contra Espaillat, “jabón al locrio”.

Mientras más millas tiene el marcador de nuestra vida es más amplio el conocimiento de causa y efectos que rige el devenir de tus años para remozar la corteza cerebral que condiciona el futuro; escribo sobre los dominicanos de aquí y de allá. Se repite la cultura continuista, diseño trujillista impuesto en el gen de mi raza y que cargamos como bolsillo vacio uno y el otro lleno de erario.