Lucha por el poder político del PRD

Por Carlos Luis Baron viernes 1 de junio, 2012

“Si el liderato del partido no afronta la gran misión histórica de sanear el PRD y reencausarlo, tendremos un gran fracaso político en el sentido de la palabra política”.

Estas expresiones fueron externadas cuando la luz del jacho parecía extinguirse por la lucha de tendencias en la década del 80, por Don Ángel Miolan, quien tuvo el doble merito de ser fundador del PRD y además formó parte de la trilogía que trajo ese partido al país.

El próximo 5 de julio, el PRD cumple el 51° Aniversario de su llegada al país, para iniciar la reinstauración de nuestra vida democrática y el sistema de partidos políticos en la República Dominicana, con el lema de Libertad, Democracia y Justicia Social.

Cuando apenas han transcurrido algunos días después de las elecciones presidenciales, el Partido de la esperanza nacional, como lo bautizara el Dr. José Francisco Peña Gómez, se estremece en sus fueros intestinos por las actitudes asumidas por su Presidente Ing. Miguel Vargas Maldonado y parte de sus seguidores políticos.

Hoy el índice acusador del colectivo perredeísta desde los miembros de la base, hasta los más connotados dirigentes nacionales, le señalan como responsable de que el PRD perdiera las elecciones por su actitud pasiva e indiferente a la lucha que libraban el candidato y su comando de campaña contra un gobierno que liberado de los escrúpulos y ética política hizo lo que nunca se había hecho para torcer la voluntad de cambio que aspiraban las grandes masas irredentas del pueblo dominicano.

Hombres y mujeres cercanos al presidente del partido, cambiaron olímpicamente de chaquetas, como fueron varios candidatos a Senadores y otros como quinta columna fueron aliados del contrario desde adentro, sin que Miguel asumiera una posición pública que lo distanciara de ellos e inclusive, se recordará como un triste episodio político nacional la participación de su esposa en las redes sociales insinuando el voto adverso a su partido del que alguna vez pretendió a través de este, ser Primera Dama de la República.

En la actualidad el PRD se debate entre traidores y leales a la esencia del partido.

Escuché de labios de una dama hermana de un héroe nacional que me visitó: “Que barbaridad nos hicieron perder la oportunidad de sacar al PLD del poder y enrumbar el país por un mejor destino, se confirma que hay hombres que son buenos profesionales, grandes gerentes de negocios, pero muy malos políticos”.

El PRD está abocado a un proceso de Purgas, tal y como ocurrió en Rusia, cuando Stalin en el 1933 produjo lo que se llama como la Gran Purga, que expulsó más de 400 mil bolcheviques que se resistían al paso histórico de transformación del Partido Bolchevique de tendencias socialistas hacia la construcción del Partido Comunista Soviético. Desde 1936 hasta 1956 se llevó a efecto una profilaxis que no solo llevó a la expulsión, sino al cautiverio y hasta a la ejecución de muchos miembros.

Este ultimo método se demarca de la conducta democrática de un partido, estas son acciones de partidos de tendencias autoritarias, debo recordar para que no se pierda en los anales de la historia dominicana un caso de ejecución por alta traición, fue a Caonabo Jorge, alias (Juanito) un joven me parece que francomacorisano, que fue hecho preso por su partido el MPD el 28 de diciembre del año 1968 por Guillermo Rubirosa Fermín, realizándole un juicio secreto en la que admitió ser informante de la CIA, y lo ejecutaron en la Romana el 10 de enero del 1969. Estos son tiempos superados en la política dominicana. Hoy las contradicciones se dirimen en los órganos de dirección de los partidos.

En el PRD tenemos el antecedente creado por Juan Bosch, quien produjo un proceso que llamó Garrapatas a los que expulsó de manera sumaria, porque estaban traicionando la línea interna del partido, y como el PRD se identificaba como un Buey blanco, le llamó “Garrapatas”.

Los partidos de masas de larga existencia histórica, pasan por crisis periódicas sobre todo, cuando se pierden los linderos de los principios y fundamentos políticos, dándole paso al populismo como expresión política miserable, además, cuando se encuentran acéfalos sin un liderazgo que compacte a todo el conglomerado como lo hizo el Dr. José Francisco Peña Gómez, las luchas por el poder interno devienen en desgarramientos dialecticos en la búsqueda del líder.

Debemos señalar, que cuando Miguel Vargas tomó la presidencia del partido en el primer tramo fue después del célebre y nunca bien recordado “Pacto de las Corbatas Azules”, fue un golpe de estado incruento al compañero Ramón Alburquerque, advertí dos cosas en ese momento al nuevo presidente del PRD, primero, que era el Dr. Leonel Fernández quien lo había elegido líder del PRD y segundo que la forma contravenía las esencias democráticas del PRD, que era su fuerte como partido, luego realizaron un embeleco de convención para justificar plebiscitariamente a Miguel, recuerdo en San Francisco de Macorís, llegaron afanosos los dirigentes organizadores de la Convención y alguien advirtió se olvido marcar a Miguel, y alguien contestó, ya están marcados desde hace un mes tiene el 96 %.

Todo poder usurpado en cualquiera instancia organizativa del poder, se contraviene a sí mismo en algún momento de la historia.

El Ing. Hipólito Mejía Domínguez, se ha puesto a las alturas políticas de su estatura y liderazgo nacional, diciendo que no es partidario de la expulsión de Miguel Vargas, con esto demuestra lo que dijo en su último discurso a la nación en la que aceptó los resultados electorales, que es un gran demócrata.

Por lo que me sumo a las voces internas del PRD, que entienden ser más favorable adelantar la fecha de la convención nacional para la reestructuración de los organismos de dirección política a todos los niveles, que entrar en el túnel incierto de los laberintos judiciales que son instancias al servicio del PLD, quienes harían provecho una vez mas de las circunstancias y darían larga al conflicto para profundizarlo.

Miguel Vargas, perdió la autoridad como presidente del PRD, no es necesario violentar los procedimientos, es de todos conocidos que la expulsión en el caso que nos ocupa está contemplada en los estatutos del partido, pero entendemos que no resuelve nada, por lo que es aconsejable la convocatoria de elecciones adelantadas y así dar tiempo a la promoción del liderazgo de relevo que debe asumir el partido en el 2013.