Lula admite crisis Brasil es “extremadamente grave”

Por martes 30 de agosto, 2005

Uberlandia (Brasil), (EFE).- El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, recalcó hoy que la crisis política por la que atraviesa Brasil "es extremadamente grave" y afirmó que ha sido desatada por denuncias infundadas de quienes querían atacarle.

"Pensaron que yo era imbatible y resolvieron atacarme, comenzaron a meterse en la cuestión ética para ver si despertaban desconfianza en la sociedad", afirmó.

Lula dio un emotivo discurso durante la inauguración de las obras de ampliación del aeropuerto local de ciudad de Uberlandia, estado de Minas Gerais.

El presidente afirmó que en este panorama reacciona "con la tranquilidad de quien tiene que tomar decisiones en el momento adecuado".

"Por eso mi tranquilidad para pedirle al pueblo brasileño que cada vez que vea una noticia escandalosa la lean dos veces", dijo al cuestionar la andanada de escándalos que están siendo investigados por comisiones del Congreso, por la Policía Federal y por el Ministerio Público, entre otros organismos.

Oposición denuncia pactan minimizar escándalo

Brasilia, (EFE).- La crisis política en Brasil dio hoy un nuevo giro, ante sospechas levantadas por la oposición de un posible "pacto" entre el Gobierno y la Cámara de Diputados para tratar con "mano blanda" a los culpables de corrupción.

La tormenta la desataron unas declaraciones del presidente de la Cámara de Diputados, Severino Cavalcanti, quien negó la existencia de sobornos a parlamentarios y dijo que todo el escándalo en Brasil se resume a irregularidades en financiación de campañas, por lo que él aboga por "penas blandas", como un "voto de censura".

La oposición de derecha y de izquierda denunció inmediatamente la existencia de un "pacto" para minimizar las corruptelas en que están envueltos el Partido de los Trabajadores (PT) y otras formaciones de la coalición del gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva, que tienen a una veintena de legisladores amenazados de destitución.

Niega quiera ser "blando" con corruptos

Brasilia, (EFE).- El presidente de la Cámara de Diputados de Brasil, Severino Cavalcanti, negó hoy que haya acordado con el Gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva que los legisladores culpables de corrupción sean tratados con "mano blanda".

"Esa casa celará para que ningún inocente sea castigado, pero no dudará en reunir todas sus fuerzas para sancionar ejemplarmente a quienes por ventura avergüencen o hayan avergonzado al Congreso", dijo el ultraconservador Cavalcanti en un inesperado discurso ante el pleno legislativo.

El presidente de la Cámara Baja generó hoy airadas reacciones tanto en Diputados como en el Senado, donde se llegó a insinuar que Cavalcanti podría llegar a ser llevado a un juicio político por una entrevista concedida al diario Folha de Sao Paulo, en medio de los escándalos de corrupción que sacuden al país.

Partido eligió "camino más difícil"

Brasilia, (EFE).- Tarso Genro, presidente del Partido de los Trabajadores (PT), afirmó hoy que la formación fundada por el presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, optó por el "camino más difícil" ante los escándalos de corrupción que le salpican.

Genro, hasta hace un mes ministro de Educación, lamentó hoy que esa decisión del partido le haya hecho desistir de ser candidato a la reelección en las internas que el PT celebrará el próximo 18 de septiembre.

Indicó que "la mayoría que aún tiene el control del PT escogió una transición negociada y de pactos con la directiva anterior", que renunció en pleno a mediados de julio pasado, alcanzada directamente por asuntos de corrupción que pueden llevar a la ilegalización del partido.