Lula cede a reivindicaciones y obispo abandona huelga

Por jueves 6 de octubre, 2005

Río de Janeiro, (EFE).- El gobierno brasileño recurrió ayer a promesas para convencer a un obispo a suspender su huelga de hambre, que duró 11 días, informó el ministro de las Relaciones Institucionales, Jacques Wagner.

El obispo Luiz Flávio Cappio, de la ciudad de Barra, en el estado nororiental de Bahía, quien se opone a un proyecto oficial para trasvasar un río, recibió ayer el compromiso del presidente Luiz Inácio Lula da Silva de que adoptará medidas para evitar daños al medio ambiente y ayudar económicamente a los campesinos afectados por la sequía.

Cappio comenzó su huelga de hambre el 26 de septiembre y ayer la suspendió al recibir una carta en la que Lula le prometió que tomará medidas para revitalizar el río San Francisco antes de emprender el proyecto para su canalización.