¡Magnífico!, ya era tiempo

Por Carlos Luis Baron domingo 22 de julio, 2012

Gran satisfacción nos causa el conocer sobre la aprobación por parte del Senado de la República, la semana pasada, del proyecto de Ley de Protección Animal y Tenencia Responsable, luego de algunas discusiones respecto de determinadas enmiendas consideradas pertinentes, e introducidas a la iniciativa original, con la participación de instituciones relativas, y de personas voluntarias que dedican su tiempo también a la protección de los animales.

El susodicho proyecto de ley, según la reseña publicada en el periódico “Listín Diario”, del 19-7-12, retornaría ahora de nuevo, enmendado, a la Cámara de Diputados, donde fuera aprobado en noviembre del año 2011, luego de ser introducido por el diputado Elpidio Báez.

Y desde allí se espera, sea reenviado al Senado, con la aquiescencia debida, a los fines de su aprobación final, y remisión dentro del menor tiempo posible al Poder Ejecutivo, para su promulgación necesaria, como bien lo expresara la Dra. Marilyn Lois Liranzo, protectora destacada de la especie, y quien ha estado muy de cerca participando en el asunto de que se logre obtener la nueva legislación.

Para nosotros en particular, de alcanzarse definitivamente la aprobación de esa nueva normativa legal, sustituyendo la obsoleta  ley 1268, del año 1946, sería un gran triunfo para todos los que hemos venido formando parte de esa gran cruzada amorosa y justiciera, en favor de los considerados hermanos menores nuestros, y compañeros de todos los hombres sobre el planeta Tierra.

Sí, de las personas preocupadas en gran medida por la protección o salvaguarda, y cuido total aquí de nuestros animales, dentro de las cuales nos incluimos,  por haber estado siempre identificado  con esa causa.   Incluso, a la misma agradecemos el habernos iniciado como pichón de articulista en los medios digitales de comunicación.

El observar esa situación de maltratos tan deprimentes a muchos de nuestros desamparados y hambrientos perros callejeros; al igual que,  ese trato desconsiderado y abusivo en contra de los serviciales  caballos, arrastrando carretas supercargadas,  bajo un candente Sol, recibiendo latigazos, muertos de sed, asfixiándose con el monóxido que despiden los vehículos, entre los cuales les hacen transitar de manera inmisericorde, constituyó para nosotros una especie de aguijón que nos inclinó por escribir, y tratar de publicar, un primer trabajo, procurando concienciar a mucha gente sobre el particular, y llamar la atención de nuestros legisladores, a los fines de que tomaran carta en el asunto.

Ese primer artículo lo intitulamos, “Aquí que copiamos tanto”, con el propósito marcado de inducir y despertar entre los dominicanos un interés de orden emulatorio, con relación al trato y cuidos que se les dispensa en los Estados Unidos de América a los animales, con drásticas medidas de punición, respecto de aquellos que no observan las normativas establecidas en tal sentido.

Por suerte, o designio más bien, ya que nada es accidental en esta vida, nos encontramos con la mano amiga, y el concurso oportuno de doña Cosette Bonnelly, Directora Ejecutiva del medio digital “Nuevo Diario”, quien  nos publicó el citado artículo, constituyendo éste la puerta hacia un sinnúmero bastante amplio ya de publicaciones, sobre esa, y otras diferentes temáticas más.

Gracias a don Persio Maldonado, Director General del medio, y a doña Cosette, nos iniciamos en la actividad articulista, y hemos continuado publicando trabajos de opinión, no sólo a través del citado periódico digital, sino también de otros, cuyos directores  nos han tendido la mano en adición, y nos han permitido por vía de ellos, el tratar de aportar algo de lo que hemos logrado aprender, a la sociedad nacional, en nuestra condición de asiduo lector, y profesor universitario, obligado a investigar. ¡Nuestro más sentido agradecimiento a todos!

Pero, volviendo de nuevo a los animales, y nuestra preocupación por ellos, que fue la  bujía inspiradora inicial; como, de cara al proyecto de ley que ahora cursa en el Congreso Nacional, “Ley de Protección Animal y Tenencia Responsable”, ¡ojalá!, que en esta ocasión el asunto pase de manera definitiva, para bien de esa tan maltratada especie, y tranquilidad emocional de muchas personas concientizadas que aquí tenemos, que reparan en, y sufren también, los maltratos de que son objeto esas indefensas criaturas.