Manifestantes prenden fuego a banco y saquean locales comerciales

Por viernes 4 de noviembre, 2005

Mar del Plata (Argentina), 4 nov (EFE).- Entre 300 y 500 jóvenes radicales se enfrentaron hoy a la policía, al intentar acceder a la zona cerrada de la ciudad argentina de Mar del Plata donde se inauguraba la IV Cumbre de las Américas.

Los manifestantes, que se desgajaron de un grupo que protestaba pacíficamente por la presencia del presidente estadounidense, George Bush, en Argentina, llegaron al más exterior de los tres perímetros de seguridad que encierran una zona de un centenar cuadras del frente costero de la ciudad acordonadas para la cumbre.

A dos cuadras (manzanas) de la barrera, los violentos prendieron fuego a una bandera estadounidense antes de arrasar media docena de locales comerciales, entre ellos dos de la empresa española Telefónica y una sucursal del argentino "Banco de Galicia".

Una vecina expresaba a EFE su indignación porque los manifestantes incendiaron un local de la empresa Havanna, que fabrica un dulce típicamente argentino, los alfajores, y es uno de los pilares industriales y símbolo de la ciudad.

La Policía, que según los vecinos tuvo una reacción tardía y sólo intervino cuando ardió la oficina bancaria, respondió con gases lacrimógenos y balas de goma, lo que hizo retroceder a los manifestantes, que lanzaban piedras en ese momento.

En la retirada, asaltaron portales de edificios y decenas de comercios, que desvalijaron sacando su mobiliario a la calle para montar barricadas y prenderles fuego, a fin de impedir el avance de los vehículos de la policía, que evitaron el enfrentamiento directo con los manifestantes.

La reacción policial hizo retroceder al grupo radical, que en su retirada por la Avenida Colón asaltó decenas de locales comerciales, muchos de ellos protegidos con placas de madera en prevención, precisamente, de incidentes como estos.

Algunos vecinos se quejaron de que las fuerzas del orden tardaron en intervenir, y, según ellos, sólo lo hicieron cuando los manifestantes incendiaron el Banco de Galicia.

El alcalde de la ciudad, Daniel Katz, consideró que "cuando hay un delincuente actuando, la policía tiene que intervenir, y en la zona donde se desataron los disturbios había muchos policías".

Los manifestantes, de los cuales al menos 53 fueron detenidos, según fuentes oficiales, pertenecen de acuerdo con la agencia oficial Telam, al grupo radical izquierdista Quebracho, que ya ha protagonizado incidentes similares.

Fuentes del grupo "piquetero" MTR (Movimiento Teresa Rodríguez) dijeron a EFE que los enfrentamientos se debieron a que la Policía arrojó gases contra ellos y que en ese momento, según las mismas fuentes, activistas de Quebracho comenzaron los destrozos.

Hasta el momento no se ha informado de heridos, más allá de las complicaciones respiratorias que sufrieron algunas personas por efecto de los gases lacrimógenos que la Policía lanzó a los manifestantes durante los enfrentamientos, que duraron alrededor de una hora y media.

Fuentes de la Secretaría de Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires destacaron que no se produjeron abusos por parte de la policía y que se privilegió "la vida humana al costo de los daños materiales".

En el Centro de Convenciones de la Ciudad, a menos de 300 metros de la zona donde comenzaron los incidentes, los 32 presidentes y dos vicepresidentes que participan en la Cumbre asistieron a los discursos oficiales y al espectáculo musical del acto de inauguración oficial de la reunión continental.

Concluido el acto, los asistentes abandonaron el lugar sin que se produjeran nuevos incidentes.

Bush lo hizo en un automóvil blindado mientras el anfitrión, el presidente argentino, Néstor Kirchner, salió a pie junto con su esposa, la senadora Cristina Fernández. EFE