Manipulación y temas de campaña

Por Carlos Luis Baron jueves 1 de marzo, 2012

No existen dos elecciones iguales. El entorno estratégico de una campaña es el contexto general en el que cada proceso electoral se juega. Los temas alrededor de los cuales todo candidato articulará su estrategia se supeditan al específico escenario electoral que enfrente en cada contienda. Dependerá de lo que la ciudadanía privilegie en ese momento, también de aquello a lo que los medios de comunicación de masas den prioridad en su agenda, el papel en su establecimiento y cuál será su impacto sobre los votantes. Un tema de campaña, además del programa de gobierno, es cualquier asunto, acontecimiento o hecho que un candidato pueda discutir afectando el voto de los electores. La tarea consiste en crear los mensajes más eficaces a partir de la selección de ciertos contenidos que se presume inclinarán a la ciudadanía a su favor, dada la predisposición y actitud existentes que los sondeos han permitido registrar.

Al ser los medios de comunicación el principal escenario de la contienda política actual, los temas establecidos por ellos en el día a día pueden orientar, gracias a un efecto denominado agenda­ setting o establecimiento de la agenda, centrando la atención de la opinión pública hacia algunas cuestiones en desmedro de otras y llegando a imprimir virajes a la agenda establecida por los candidatos.

Esto pone de manifiesto una fuerte correlación positiva entre la masiva cobertura periodísticas que reciben ciertos issues y la posición de fundamental importancia que ellos asumen en las jerarquías elaboradas por el público.

Además, tienden a reproducir la repetición de la misma comunicación por diferentes vías, dando lugar a un efecto de redundancia en la mente del espectador que, aunque haga zapping, encontrará las mismas imágenes y comentarios en otros medios.

Cuando el efecto de establecimiento de la agenda se combina con el de issue – ownership, es decir, la transmisión de la noción de cierto partido político, que son los más o los únicos capaces de lidiar con determinadas cuestiones, pueden producirse consecuencias muy poderosas a favor o en contra.

Hemos visto en los últimos días como medios dominicanos publicaron la información atribuida a la cadena Univisión señalando que EE.UU. canceló el visado a policías y militares ligados al gobierno. Sin embargo, los implicados en la supuesta suspensión acaban de viajar al territorio de ese país dando una demostración de que todo era una falsa, siendo este un episodio más de la campaña sucia que se ha implementado desde el cuarto de guerra del PPH.

En cambio, Mejía y sus comunicadores debería explicar las razones de la cancelación de visados norteamericanos a funcionarios en su pasado gobierno, de lo que no hay una sola declaración al respecto.

Una campaña presidencial necesita que los medios sean objetivos ejerciendo la función de informar con veracidad, dándole visibilidad a las propuestas de los candidatos y aumentando la brecha de recepción de sus comunicados. En ese sentido, el papel que los medios desempeñan en el proceso electoral es clave.

De lo contrario, se corre el riesgo de que la campaña electoral termine constituyéndose sólo en torno a lo que algunos periodistas y medios de comunicación comprometidos con determinado candidato privilegien para su publicación. Información segada por sus propios criterios e intereses, siendo este, precisamente el fin que buscan los estrategas del PPH- PRD tratando de implantar temas fuera de agenda en medios informativos locales e internacionales.