Más de 20 comunidades se encuentran incomunicadas en la franja Sur

Por sábado 16 de agosto, 2008

Más de veinte comunidades se encuentran incomunicadas en la franja sur de la cordillera Central desde la madrugada del sábado, por la crecida de los ríos en Medio y La Cueva provocada por las lluvias de la tormenta Fay, informó desde Padre Las Casas la religiosa Emilia González Márquez, de la Congregación Hermanas Apostólicas de Cristo Crucificado. Las comunidades afectadas pertenecen al municipio Padre Las Casas, de Azua, e incluyen Guayabal con sus parajes, así como Las Lagunas y la parte alta de la sierra.

La religiosa dijo que el desbordamiento de los ríos destruyó una parte del camino que tras las últimas tormentas Noel y Olga había sido habilitado en un desvío para el paso de vehículos.

Las aguas crecidas de los ríos también destruyeron un badén que servía de puente para mantener el paso desde Padre Las Caqsas hacia las comunidades montañosas.

Desde la sección Las Cañitas, una de las comunidades incomunicadas, el alcalde Messino Delgado pidió ayuda en alimentos y medicinas en caso de que la situación se prolongue y solicitó el Centro de Operaciones de Emergencia (COE) dar seguimiento a la situación.

Delgado aseguró que los problemas de incomunicación de la zona se producen cada vez que llueve en la cabecera de los ríos, por la falta de un puente por el que las comunidades han luchado sin éxito durante años.

Dijo que algunas personas han perdido la vida tratando de cruzar al río para abastecerse de alimentos y medicinas cuando la incomunicación se ha tornado crítica.

Delgado aseguró que las lluvias de la tormenta Fay añaden más calamidades a la población, que recientemente sufrió la pérdida de sus cosechas de habichuela a consecuencia de una sequía de dos meses que afectó la zona.

El director de la Defensa Civil de Padre Las Casas, Amaury Lebrón Payano, afirmó que las partes más afectadas del camino son La Meseta, situada cerca de uno de los pasos del río La Cueva, así como la franja de poblados ubicados entre Constanza y Las Lagunas, de Azua.

Lebrón Payan confirmó la destrucción del badén sobre el río La Cueva y adelantó que hará falta un gran apoyo para restablecerlo.

Dijo que aun no han podido penetrar a la zona debido a la persistencia de las lluvias, pero advirtió que gran parte de los caminos que unen a las comunidades pueden estar afectados con derrumbes.

En la parte más alta de la zona hay unas 18 comunidades que viven de la agricultura de montaña.

A consecuencia de las lluvias, el personal de salud no ha podido acceder a la zona.

El alcalde Mesino Delgado llamó a las autoridades a estar alertas para garantizar el abastecimiento de alimentos y medicina, en caso de que la situación de incomunicación se prolongue.