Más de doce países celebrarán elecciones 2006

Por viernes 30 de diciembre, 2005

México, (EFE).- Las elecciones que más de una decena de países celebrarán en 2006 no deben asustar a nadie siempre y cuando se den bajo reglas democráticas, dijo a EFE Rebeca Grynspan, nueva directora regional de Programa de la ONU para el Desarrollo (PNUD).

"Creo que no hay que asustarse por ninguno de los resultados: los gobiernos serán juzgados no por su signo sino por su conducta. A mí me parece que eso es lo correcto", señaló la costarricense Grynspan, quien asumirá el cargo el 1 de marzo de 2006.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) advirtió en septiembre pasado de que la apretada agenda electoral en 2006 representa "una fuente de riesgo" en la región.

"Puede haber un cambio del panorama político en la región. Creo que todas las agencias (internacionales de la ONU) tenemos que estar muy atentas a ese cambio para adaptarnos a él siendo la voluntad democrática de los países", señaló la actual directora de la sede subregional de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) en México y Centroamérica.

"Lo segundo es la esperanza de que no sean sólo procesos electorales sino procesos de mayor profundización democrática, que no sólo estemos yendo a las urnas sino que haya una discusión sobre cuál es el rumbo que se va a tomar en los distintos países", recalcó.

En los próximos doce meses habrá once comicios en la región, comenzando por las presidenciales en Haití del 8 de enero y la segunda vuelta de las presidenciales en Chile del 15 de enero.

Después vendrán las elecciones que se celebrarán en Costa Rica, Perú, Colombia y México hasta julio, y en octubre habrá presidenciales en Brasil y legislativas en Argentina, a las que seguirán las elecciones de mandatario en Nicaragua (noviembre) y Venezuela y Ecuador (diciembre).

En los últimos meses hemos visto "discusiones muy importantes sobre cuál es el futuro que la gente quiere ver en sus distintos países", además de una "búsqueda de nuevas fórmulas para enfrentar los problemas de la región", opinó Grynspan.

Por ello llamó a no cargarse de prejuicios ante un año político intenso y a juzgar ante todo el desempeño de los gobernantes sobre la base de "propuestas, programas" y por la "responsabilidad con que se asuman las tareas de gobierno y de función pública".