Más de setenta muertos entre noche de jueves y mañana del viernes

Por viernes 30 de septiembre, 2005

Bagdad, (EFE).- La explosión de un coche bomba en la ciudad de Hilla, que dejó diez muertos esta misma mañana, se suma a los más se sesenta que murieron anoche en varios atentados en Balad, en vísperas de mes de Ramadán.

El atentado de Hilla ocurrió en el mercado de frutas y verduras Al Amar, en el barrio de Al Sharia, y dejó heridas asimismo al menos treinta personas, informó a EFE en un contacto telefónico el capitán de Policía Hedir Qasem.

El terrorista accionó por control remoto el automóvil cargado de explosivos a las 09:00 hora local las 05:00 (GMT), en los momentos en que el mercado se hallaba repleto de personas, precisó la fuente.

El estallido causó la destrucción de una veintena de puestos del mercado, indicó Qasem, quien agregó que los muertos y heridos fueron trasladados al hospital de la ciudad, de población mayoritariamente chií, y ubicada a unos 110 kilómetros al sur de Bagdaad

Este atentado se produce un día después de que una cadena de tres ataques suicidas con coches bomba dejará al menos 65 muertos y 125 heridos en la localidad de Balad, unos 70 kilómetros al norte de la capital iraquí, según las últimas cifras divulgadas la mañana de hoy por fuentes del ministerio de Interior.

Además, manifestaron sus temores de que la cifra de fallecidos en Balad aumente ya que 65 de los heridos están graves.

"La mayoría de las víctimas son civiles y los cadáveres están destrozados o calcinados", aseguró anoche, por su parte, el director del Hospital General de Balad, doctor Qasem Abud.

Los dos primeros atentados tuvieron lugar junto a la comisaría central de la ciudad, en la calle al-Mashraf y el tercero en una zona comercial entre las calles Bab al-Sur y Bab al-Suq, en el centro de la ciudad.

El primero de los coches explotó a las 18:30 hora local (14:30 GMT), mientras que un segundo suicida hizo estallar su automóvil diez minutos después en el mismo lugar, y en los momentos en que decenas de personas acudieron a la zona a ayudar al traslado de los heridos.

Poco después, un tercer coche bomba explotó en el barrio de Bab el Suq.

Balad, ubicado en la provincia de Salahedin, de población mayoritariamente árabe suní, con una minoría chií, es considerada uno de los feudos de resistencia iraquí contra las tropas estadounidenses.

Por último, un civil iraquí murió y otros 14 resultaron heridos, también anoche, tras la explosión de un coche bomba al paso de una patrulla del ejército iraquí, en el barrio de al-Azamia, en el norte de Bagdad.

La oleada de atentados también afectó al Ejército estadounidense, ya que cinco de sus soldados fallecieron ayer en la explosión de una mina en la ciudad de Ramadi, unos 100 kilómetros al oeste de Bagdad, informó el mando norteamericano.

Con ellos son ya doce los soldados estadounidenses muertos en ataques y atentados en Irak en lo que va de semana, mientras que el total de militares fallecidos desde la ocupación del país en marzo de 2003 por las fuerzas anglo-norteamericanas supera los 1.900 uniformados norteamericanos. EFE