Mayoría de los franceses quieren expulsen de Francia extranjeros condenados por violencias urbanas

Por sábado 19 de noviembre, 2005

París, 19 nov (EFE).- La mayoría de los franceses está a favor de que se restrinja la reunificación familiar de inmigrantes y de que sean expulsados de Francia los extranjeros, incluso los que estén en situación regular, que hayan sido condenados por violencias urbanas. Según un sondeo del instituto CSA que publica mañana "Le Parisien Dimanche", el 56 por ciento de los encuestados se pronuncia por una "definición más restrictiva de la aplicación de las reglas de la reunificación familiar para los trabajadores extranjeros".

Un 29 por ciento se declara en contra mientras que un 15 por ciento no opina.

El endurecimiento de las reglas de la reunificación familiar con el fin de controlar más la inmigración ha sido reclamado por figuras de la derecha en el poder al hilo de la ola de disturbios que azotó los barrios marginados del país durante tres semanas, hasta hace unos días.

Varios Ministerios están preparando propuestas para restringir la reunificación familiar y endurecer las condiciones para la obtención de permisos de residencia o de la nacionalidad francesa a través del matrimonio.

Por otra parte, un 55 por ciento de los sondeados por CSA está a favor de la expulsión de inmigrantes, incluso legales, que sean condenados por violencias urbanas, mientras que un 40 por ciento está en contra.

La semana pasada, el ministro de Interior, Nicolas Sarkozy, suscitó una polémica al anunciar que había ordenado la expulsión de "120 extranjeros, no todos indocumentados", condenados por haber participado en la ola de disturbios.

Sus asesores matizaron luego que la expulsión se haría conforme a la ley, que establece protecciones para ciertas categorías. Hace unos días, Sarkozy anunció que se habían puesto en marcha los procedimientos para expulsar a diez.

Por otra parte, según el sondeo, un 78 por ciento se declara a favor del servicio civil voluntario para los jóvenes, anunciado por el presidente, Jacques Chirac, y en el que deberían participar hasta 50.000 en 2007.

Chirac, en su primera y única intervención televisada, el pasado lunes, sobre la crisis en los barrios periféricos, también pidió que los municipios cumplan la norma por la que al menos un 20 por ciento de viviendas deben ser sociales, algo que respalda el 85 por ciento de los sondeados.

Mientras, el 68 por ciento aplaude la prórroga durante tres meses del estado de emergencia decretado por el gobierno el pasado día 8 frente a la ola de disturbios. EFE