Merck, condenado a pagar 229 millones por medicamento Vioxx

Por viernes 19 de agosto, 2005

Nueva York, 19 ago (EFE).- La empresa farmacéutica Merck fue condenado hoy a pagar 229 millones de dólares a una mujer de Texas, por considerar que la muerte de su marido estuvo relacionada con el medicamento que tomaba contra la artritis, Vioxx.

Además de esta indemnización, Merck deberá abonar otros 24 millones a la mujer, Carol Ernst, por la "angustia y la pérdida de compañía" que le ha provocado la muerte de su marido, del que se responsabiliza a la farmacéutica.

Tras darse a conocer este fallo en Texas, los títulos de Merck retrocedían en bolsa un 3,39 por ciento, hasta los 29,38 dólares.

Además, la empresa, que había planteado el pago de una indemnización de 40 millones de dólares, anunció que recurrirá la sentencia.

El caso, iniciado en el año 2001 tras la muerte de Robert Ernst, de 59 años, por un ataque al corazón, es el primero que se planteó judicialmente contra la empresa farmacéutica, que ahora se enfrenta a varios miles de demandas similares.

El medicamento Vioxx, un antiinflamatorio recetado contra la artritis, llegó a ser el producto estrella de Merck, del que llegó a vender 2.500 millones de dólares anuales.

En septiembre pasado, anunció su retirada tras dar a conocer un estudio que lo vinculaba con un aumento del riesgo de sufrir ataques cardíacos o derrames cerebrales.

"Vioxx" fue lanzado al mercado de Estados Unidos en 1999 y llegó a venderse en más de 80 países, en algunos de ellos bajo el nombre de "Ceoxx".

Cerca de 20 millones de personas llegaron consumir Vioxx.

Tras su retirada del mercado, se sucedieron las demandas judiciales contra la empresa, de las que se han presentado unas 4.200 en representación de unos 7.500 demandantes.

La batalla contra Merck continuará el próximo 12 de septiembre, cuando se iniciará el segundo juicio contra la farmacéutica, en este caso en Nueva Jersey, donde se han acumulado la mayor parte de las demandas por ser el estado donde tiene su sede la farmacéutica. EFE