México registra el mayor número de agresiones a periodistas de AL

Por miércoles 9 de noviembre, 2005

México, 8 nov (EFE).- La Federación Latinoamericana de Periodistas (Felap) indicó que México está a la cabeza de los países de la región por número de agresiones a comunicadores, con 52 asesinatos y dos desapariciones en los últimos 22 años.

Ante diputados de la comisión que da seguimiento a las agresiones a periodistas y medios de comunicación, representantes de diversas organizaciones de comunicadores urgieron a fortalecer la libertad de expresión en México y evitar los atentados contra los informadores.

"De 1983 a la fecha se han registrado 52 asesinatos y dos desapariciones de periodistas como consecuencia de su labor (…) por lo que México ocupa el primer lugar en Latinoamérica respecto de agresiones contra comunicadores y también está arriba de Irak y Colombia", dijo el vicepresidente de la Felap, Teodoro Rentería.

Según un estudio de la ONG Reporteros sin Fronteras, en el bienio 2004-2005 México fue el primer país en agresiones a periodistas comparado con Arabia Saudí, Palestina, Brasil, Colombia, Gambia, Haití, Kosovo, Nicaragua, Perú, República del Congo y Rusia.

En estos esos dos años, según el organismo, fueron asesinados seis periodistas mexicanos (Francisco Ortiz, Guadalupe García, Leodegario Aguilera, Raúl Gibb, Francisco Arratia y Gregorio Rodríguez) y desapareció Alfredo Jiménez Mota, del diario El Imparcial, de Sonora, presuntamente secuestrado el pasado abril.

En tanto, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) dijo que desde 1999 a la fecha se han recibido 214 denuncias de agravios a periodistas en México.

En primer lugar están las amenazas, con 62 quejas, seguidas de la intimidación (56) y el ejercicio indebido de la función o servicio público (56), mientras que las denuncias por censura suman 36 y el resto son de otro tipo.

En ese sentido, Rentería dijo que en la mayoría de los casos registrados, principalmente en asesinatos y desapariciones, "está inmiscuido el crimen organizado al igual que los gobiernos municipales, estatales y federales, por lo que no sólo son crímenes del narcotráfico sino del 'narcopoder'".

En el mismo evento, la directora del Centro Nacional de Comunicación Social, Eréndira Cruz, afirmó que el 2005 ha sido un año negro para la libertad de expresión en México, por lo que pidió a los legisladores reformas de fondo del Código Penal Federal a fin de proteger ese derecho en lugar de sancionarlo.

Por último, la representante de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) María Idalia Gómez señaló que la violencia ha impuesto un clima de terror y desaliento, especialmente en el norte del país, lo que ha limitado el trabajo de los periodistas en información vinculada al crimen organizado, especialmente el narcotráfico.

En estados del norte de México, zona limítrofe con EEUU, se han cometido unos mil asesinatos en lo que va del año, que son atribuidos a los narcotraficantes que se disputan el control del área para la comercialización de sus drogas. EFE