México tiene en sus manos la repesca para Trinidad o Guatemala

Por martes 11 de octubre, 2005

Puerto España,(EFE).- México buscará ser el mejor de la región y Trinidad y Tobago quedarse con la repesca, al finalizar este miércoles la eliminatoria mundialista de la Confederación Norte, Centroamericana y del Caribe de Fútbol (CONCACAF).

México llegará a Puerto España, la capital de Trinidad y Tobago, con el viento a su favor para proclamarse campeón del hexagonal final de la CONCACAF, un puesto de honor que no logra desde la eliminatoria mundialista para Francia 1998.

La escuadra azteca tiene 22 puntos y una diferencia de 14 goles a favor, tres unidades y seis goles más que los que tiene Estados Unidos, que se medirá con Panamá en esta jornada final de la eliminatoria regional.

México, Estados Unidos y Costa Rica tienen los tres boletos directos a Alemania 2006 y sólo falta decidir si Trinidad y Tobago o Guatemala se ganan la repesca para buscar una última oportunidad de viajar a Alemania 2006.

Hace rato que trinitarios y guatemaltecos perdieron el boleto directo, pero en esta última jornada, la escuadra caribeña tiene una posición inmejorable para ser el equipo que jugará la repesca ante Bahrein o Uzbekistán.

Trinidad y Tobago tiene 10 puntos por ocho que suma Guatemala y aunque la ventaja parece darle más esperanzas a los caribeños que a los centroamericanos, serán sus rivales respectivos, México y Costa Rica, los que tengan la decisión en sus manos.

El objetivo de los trinitarios ante México será no perder. El empate o la victoria los metería en la repesca mundialista y también está la posibilidad de que Guatemala empate o pierda con Costa Rica para que los "Soca warriors" se clasifiquen.

La ventaja de Trinidad es que su técnico, el holandés Leo Beenhakker, conoce bien al fútbol mexicano, y el equipo confiará en eso represente una ventaja para obtener un resultado que les mantenga encendida la luz mundialista.

Los de Trinidad y Tobago recordarán este miércoles su triunfo histórico de 4-0 sobre México en la eliminatoria de 1974, y también el empate 1-1 del 2000 y su victoria de 1-0 del 2001 en Puerto España.

A cambio de estos "tropiezos", México ha ganado siete veces y este miércoles el equipo que dirige el argentino Ricardo Lavolpe tiene la motivación especial de recuperar el dominio de la región de la CONCACAF.

Con sus 22 puntos, México necesita de la victoria y hasta de un empate para volver a ser el mejor de la región. Su situación es tan buena que ni siquiera una derrota mínima le impediría quedarse con este honor.

Lavolpe se ha llevado a Trinidad y Tobago al mismo equipo que venció por goleada a Guatemala y todo apunta a que volverán a ver juntos en el ataque a Francisco Fonseca y a Guillermo Franco, argentino con ciudadanía mexicana que ha caído con el pie derecho en la escuadra.

México no tiene ninguna problemas y aunque se percibe un ambiente relajado, muchos jugadores dan el máximo para intentar ganarse un lugar en la plantilla que asistirá al Mundial.