Mi amigo Corporán

Por Carlos Luis Baron martes 6 de marzo, 2012

Rafael Corporan de los Santos no fue en modo alguno un santo, pero si fue un hombre auténtico, con las cualidades y defectos que tenemos los dominicanos, y supo vivir y morir de acuerdo a sus ideas y vocación de hombre-pueblo aferrado a su amor por los demas y su increíble facilidad de ser solidario con los que como él nacieron pobres de solemnidad.

Lo conocí por presentación del fallecido colega y amigo Leo Reyes y desde Ahí en adelante trabaje con y para él, y vi su gran capacidad de trabajo, su entrega y su afán por hacer las cosas bien.

No era un intelectual, pero pocos tenían la capacidad de tener brillantes ideas y buscar por todos los medios llevarla a la radio o la televisión, siempre estuvo buscando y ganando amigos con saber y cultura para darle trabajo y servirse de su saber pagándole bien.

Fue político, y fue partidista, nada humano le fue ajeno, pero supo ser aliado y solidario, amigo de Peña Gómez y de Balaguer, del muy rico, pero igual del muy pobre, esa fue parte de su grandeza, de su entere za y vocación de servicio y de ser un ente nunca de división sino de conciliación.

Muchos le pagaron mal, otros lo utilizaron, pero la inmensa mayoría de sus amigos, de los dominicanos le quisimos y le queremos con sus cualidades y defectos, siempre el viejo Corpo, amigo y hermano, dominicano bueno, que regresa a la tierra como manda la biblia amado y reverenciado por su pueblo, y admirado y querido allende nuestras fronteras.

Descansa en Paz amigo y hermano, compatriota ejemplo, ya estas en la historia, pero estas igual en el corazón del pueblo dominicano, que estoy seguro que era la presea a la que aspirabas cuando dejaras el mundo de los vivos para ir a morar en la gloria al lado del padre Dios, bueno y generoso como lo fuiste tú en esta tierra.

!Paz y amor viejo Corpo!