Mi análisis del status quo dominicano (1)

Por Carlos Luis Baron domingo 22 de enero, 2012

En el plano político:

1. Desesperados

2. Desfasados

3. Tránsfugas

4. Engañados

5. Viciados

6. Vengativos

7. Partidarios

Iniciemos con los desesperados, ese es 90% de la población, somos todos aquellos que vamos al supermercado con RD$10,000.00 (diez mil pesos) y todo lo que podemos comprar cabe en tres funditas que llevamos en las manos, en este grupo están de todos los partidos menos los comesolos del gobierno y los ricos yipetudos. Los comesolos se complacen en decir: “la situación esta dura, pero se consigue todo lo que tu quieres”. Los ricos dicen: “este es el mejor país del mundo”. Pero amigos del alma, existe un sentido mayúsculo de desesperanza en la población que impulsa a muchos a creer que lo mejor es salir a como de lugar del país. Aun los viajeros a la semana de llegar al país sienten un deseo de ultratumba a salir corriendo pues el cambio de divisas y los costos de los bienes de primera necesidad no ofrecen ventaja alguna y por mucho que se traiga, la buena vida no se alcanza. De ese 90% de la población el 70% solo ve una salida parcial en el cambio de gobierno y principalmente en el partido de gobierno.

Los desfasados son aquellos, principalmente medianos pequeños burgueses, que no encuentran un lugar donde insertarse en la madeja de la producción. Viven inventando negocitos y quebrando con una facilidad asombrosa. A estos también corresponden todos aquellos que perdieron sus negocios por el malestar general de la economía y usted alcanza a ver grandes y buenos locales comerciales abandonados y sus propietarios fuera del país o simplemente quebrados. Estos son los que se han enganchado a políticos de retaguardia detrás del posible próximo presidente de la República. Estos carecen de identidad patriótica.

Los tránsfugas son los más despiadados del panorama político dominicano, estos bárbaros, han caminado todos los partidos, son ricos o poco necesitados, nunca han conocido el sentimiento patriótico, entre ellos se destaca Vincho Castillo, primero trujillista, luego balaguerista, y ahora leonelista, pero tiene su parcelita politiquera desde la cual amarra sus secretarías de estado y un diputado al congreso. Este caballero es experto en asuntos de drogas pero, no ha hecho ningún aporte a la nación para detener ese flagelo, pero eso si, siempre esta como la nata postulando pulcritud pero lleno de grasa. Los tránsfugas son la única posibilidad que tiene el candidato del gobierno de salirse con las suyas y ganar la presidencia.

Los engañados son casi el 35% de la población, ellos votaron por una cogioquita, pero al ganar su equipo se quedaron en el aire, pero aún retienen la esperanza de engancharse y buscarse lo suyo, esos forman parte del arsenal politiquero del candidato del gobierno, a ellos se les consiguen algunas cositas ahora para las elecciones y sacan algunas prebendas en la campaña, pero no son dignos de confianza, ya que lo mismo sirven al gobierno por lo suyo como a el candidato opositor. Estos no califican de tránsfugas porque no son líderes de nombre, son simples achuchones.

Los viciados son aquellos adictos o consumidores de alguna sustancia aditiva, estos a su vez se reclasifican en adictos sanos, adictos compulsivos, tecaticos, consumidores sociales y los vándalos. Estos van de edades de 8 a 25 años, siendo los de menor edad los más peligrosos, y van desde ricos hasta paupérrimos. Estos son los que en política hacen los trabajos más sucios, pegan afiches, dan palos y trompadas y hasta matan y no les pasa nada, pues el muerto se califica como muerto de política y cada candidato tiene su arsenal de ellos. Por suerte, estos tienen su vigencia solamente en la temporada de campaña electoral y luego son ignorados.

Los vengativos son aquellos líderes que tenían sus dientes bien afilados en la precampaña de sus partidos, pero que perdieron y no aceptan sus derrotas, ellos al ver frustrados sus sueños se prestan a cualquier acto con el fin de destruir a aquel que los derrotó, entre ellos están los Caciques. Este tipo de líderes son altamente peligrosos ya que poseen arrastre y mucho dinero, tienen una gran capacidad de negociación y le echan con facilidad una pasta de jabón al sancocho. Hipólito no pudo sobrevivir a la envestida de Hatuey, ya que Hatuey le desequilibró la economía (con el jueguito de la tasa de cambio), y entre otros, y le dividió el partido, y todo esto sumado al desgaste propio del poder por el poder, salió derrotado por Leonel. Peña Gómez decía: “solo el PRD le gana al PRD”, y hoy se está jugando desde el palacio al jueguito de Hatuey, pero con Miguel, ya que Miguel está adolorido por la derrota de Hipólito. No es mi intención establecer la tesis de que Miguel sea un vengativo, pero esa es una de las cartas a las que juega el gobierno y a ello se están sumando un amplio sector de la prensa beneficiados por el gobierno. Y es que no es para menos, si usted se acerca a algunos de los amigos de Miguel, como por ejemplo Wilfredo Alemani, y le tratas el asunto de las elecciones su respuesta es: “yo no estoy en política”. Pero según los estudios, en el eventual conato de venganza, Hipólito ganaría con un 55%. Sin embargo, me parece que Hipólito debería arreglar este asunto lo antes posible. Cambiando de parcela, aunque yo estoy convencido que Leonel no apoya a Danilo, pero el que su esposa sea candidata a la vice deja mucho que pensar: 1 si Danilo pierde eso es lo que había de esperar, y 2 si Danilo se alzara con el poder, quizás tengamos la muerte prematura del presidente y por constitucionalidad una mujer presidenta.

Los partidarios o fieles a un partido, son aquellos que por vergüenza han sostenido su sentido de filiación a un partido político. Y no cabe dudas que desde la muerte de Peña y Balaguer ese grupo se ha reducido a su máxima expresión, siendo el PRD el partido que aún mantiene la más grande militancia. De lo que fuera el PRSC, no queda ni el 5%, ya que los balagueristas se acostumbraron a ser gobiernistas y todos o casi todos son canchanchanes del partido del poder (claro está, los que quedan), pues ahora mismo estos forman parte de los desesperados y obviamente no apoyan al candidato del poder. El PLD es segundo partido con una militancia fiel, pero que es menos de la mitad de la militancia fiel del PRD.

En resumen, si las elecciones fueran hoy, Hipólito ganaría con el 60% o más, pues los verdaderos estudios dicen que el candidato del poder tiene seguro un 24% de las preferencias del las intenciones de voto; pero peso mató a morocota, y Danilo tiene todos los cuartos del mundo más veinte pesos. Los dirigentes del PLD cuentan con un estudio mesa por mesa de a quienes le pueden comprar el voto y para ello tienen mucho pero mucho dinero, por su parte los del PRD están animando a sus seguidores a que se apropien de nuevas cédulas, para que les cojan los pesitos y no le den voto. Yo mismo soy testigo de la gran cantidad de personas que ya tienen nuevas cedulas con propósito de venderlas y otra gran cantidad andan con un papelito que les dio la junta para que puedan obtener otra cédula, es asombrosa la cantidad de cédulas que emitirá la junta. Ese número pasa del millón. Tanto es así, que ya se dice: “les cogemos las funditas y no somos peledeistas”. Pero como decía Pedro Mir: “hay un país en el mundo, situado en el mismo trayecto del sol. País inverosímil…”

Que Dios me los bendiga a todos.