Miles de dominicanos abarrotan las tiendas en vísperas de la Navidad

Por sábado 24 de diciembre, 2005

Santo Domingo, 24 dic (EFE).- A pocas horas de la celebración de la Nochebuena y en vísperas de la Navidad, miles de personas continúan abarrotando las tiendas de la capital dominicana y trasladándose hacia las provincias del interior del país. El afán de muchas personas por comprar ropa, alimentos y bebidas alcohólicas contrasta con el pedido de la Iglesia católica para que se deje a un lado la celebración "pagana de la Navidad", contrario al "sentido cristiano" de la época.

El caos impera en la principal arteria comercial de Santo Domingo, la avenida Duarte, donde es prácticamente imposible tomar un vehículo de transporte público.

La situación se agrava ante la falta de agentes de la Autoridad Metropolitana de Transporte (AMET) que, sin embargo, se observan en lugares de la ciudad donde el tránsito es normal.

Las tiendas y negocios de la zona están copados por una avalancha de clientes que, al parecer, ha superado las expectativas más optimistas de los comerciantes.

"Sí, muchas personas han estado comprando desde hace más de una semana", aseguró a EFE Bélgica Martínez, asistente de gerente de uno de los establecimientos más concurridos.

En los últimos años, los dominicanos, que tradicionalmente se vestían con ropas nuevas para el día de Navidad, también han incorporado esta costumbre para las festividades de la Nochebuena.

Un ambiente parecido se observa en las estaciones de autobuses, donde muchas personas esperan por la disponibilidad de asientos.

"Voy para Nagua (provincia María Trinidad Sánchez) a pasar las navidades con mi familia", dijo Geovanny Jiménez junto a Franklin, su pequeño hijo.

Santo Domingo es una ciudad que ha crecido vertiginosamente en los últimos años debido a la llegada de miles de personas desde el interior del país, entre otros factores.

Ante la agitación del período navideño, las autoridades de seguridad y sanitarias han puesto en marcha un plan de prevención de accidentes, control en el uso de fuegos artificiales y el reforzamiento de las salas de emergencia en los hospitales públicos.

Entre las medidas dispuestas está la prohibición a los vehículos pesados de transitar desde hoy hasta el lunes a las 6.00 horas (10.00 GMT), el empleo de 35.000 voluntarios disponibles en 964 puestos de auxilios en carreteras y autopistas, y la disponibilidad de tres helicópteros.

Las autoridades también han advertido a la población que evite los disparos al aire con armas de fuego que, convertidos en balas perdidas, han causado este año la muerte a por lo menos dos menores y la mutilación de 23.

Algo novedoso en este período lo origina el propio presidente dominicano, Leonel Fernández, quien inicia un recorrido por todo el país para regalar cajas con productos alegóricos a la época.

La actitud del gobernante contrasta con la asumida por los principales partidos de la oposición, que se han acogido a una "tregua navideña" solicitada por la Iglesia católica, y que califican de "política" la iniciativa de Fernández.