Miles dejan la ciudad de Santiago y se van de vacaciones

Por viernes 23 de diciembre, 2005

Santiago.- Aprovechando el largo feriado de las festividades navideñas, miles de personas que laboran en las empresas públicas y privadas apretujaron durante todo el día las terminales de autobuses para irse a pueblos de la Línea Noroeste, el Norte, Nordeste, Cibao Central, el Este, la Capital y Sur Profundo a reunirse con sus familiares.

Mientras que las principales arterias comerciales, también lucían llenas de hombres, mujeres, jóvenes, niñas y niños comprando diversos regalos para llevarlos a parientes y descendientes.

En las terminales de Caribe Tour, la Metro, Aetra Bus y Transporte Espinal cientos de personas se desplazaban hacia la Capital y en las paradas hacia Mao, Dajabón, Montecristi, Esperanza, Navarrete, Santiago Rodríguez, Puerto Plata, Nagua, Moca, San Francisco de Macorís, La Vega y otras, las mismas se convirtieron en hormiguero humano, a pesar del incremento en los precios del pasaje

Una cantidad considerable lo hacía en vehículos particulares aprovechando la rebaja en los precios de los carburantes que dispuso el presidente de la República, a través de la Secretaría de Industria y Comercio.

En tanto que un gran número de ellas se desplazaban en sus propios medios de transporte desde barrios, urbanizaciones, centro de la ciudad y comunidades rurales Este año, el número de personas que viajaron a campos de las provincias Valverde, Dajabón, Montecristi y Santiago Rodríguez, fue menor que el pasado, debido a los miles de operarios y empleados cancelados por el cierre de empresas en las zonas francas en Santiago.

En esas industrias textileras fueron despedidos de acuerdo a las entidades sindicales y obreras alrededor de 23 mil fueron sacados de sus centros de trabajo.

Muchos negocios de los alrededores de esas empresas ha tenido que cerrar sus puertos porque no soportan el pago de impuestos, de agua, energía eléctrica y alquileres.

Otros de los sectores perjudicados con las cancelaciones de miles de operarios de zonas francas, son las fondas o negocios de comidas rápida, las pensiones y las casas de alquileres.

El motoconcho y el transporte urbano e interurbano también ha sido afectado con la salida de los miles de trabajadores de zona franca.

Las barras y colmadones que todos los viernes se veían abarrotados de gente consumiendo todo tipo de bebidas alcohólicas, hoy prácticamente se han convertido en “elefantes blancos”.

También, las miles de personas que vendían, zapatos y tenis usados han tenido que reducir sus compras y no entregar las mercancías a crédito.

Este viernes, a pesar de la cantidad de personas que aún laboran en algunas empresas, era muy reducido el número de personas que acudían a los negocios.

Al coincidir las fiestas con un fin de semana, miles de personas deben trabajar este sábado hasta el mediodía, lo que aumentará el flujo de pasajeros y la demanda de asientos.

Desde el jueves las autoridades ha comenzado a tomar medidas preventivas, como son la Defensa Civil, el Centro de Operaciones de Emergencia, Bomberos, Cruz Roja y otras para regularizar el tránsito e impedir que vehículos pesados circulen por las autopistas.

El director en Santiago de la Defensa Civil y subdirector nacional de la Comisión de Emergencia, Francisco Arias, informó que esos organismos están preparados para controlar la situación.

Exhortó a los hombres y mujeres que se van de vacaciones tomar las medidas de rigor para evitar incendios, robos y otros hechos que los afecten a su regreso.