Ministro Interior ve “sensible descenso” de violencia urbana en Francia

Por martes 8 de noviembre, 2005

París, 9 nov (EFE).- El ministro francés de Interior, Nicolas Sarkozy, evocó un "descenso bastante sensible" de la violencia urbana en las primeras horas de la noche del martes en Francia, cuando faltaba poco para la implantación del toque de queda en varios municipios, en virtud del estado de emergencia decretado por el Gobierno.

Según datos policiales hacia las 01.00 locales del miércoles (24.00 GMT del martes), 327 vehículos habían sido quemados en todo el país, mientras que 139 personas habían sido detenidas.

Antes de que el ministro llegara a Toulouse, decenas de jóvenes quemaron vehículos y atacaron a agentes antidisturbios con piedras y objetos incendiarios en barrios difíciles de la periferia de esa localidad, donde también la víspera, la noche había sido especialmente agitada.

Y en Marsella (sureste) medio centenar de jóvenes intentó el saqueo de un hipermercado, con rotura de cristales y quema de contenedores, aunque fueron rechazados por policías, que detuvieron a nueve de ellos, que han sido puestos a disposición judicial.

Mientras, la policía investiga el caso de un transeúnte en Niza (Costa Azul), que recibió una pesa de gimnasia sobre la cabeza arrojada desde lo alto de un edificio y que está hospitalizado en un estado "muy crítico", dijeron a EFE fuentes policiales.

A las afueras de Burdeos (suroeste), un autobús sin pasajeros que volvía al garaje fue apedreado e incendiado. Como era un vehículo alimentado con gas licuado, explosionó, pero no hubo heridos.

En Lyon (sudeste) los transportes urbanos fueron interrumpidos después del lanzamiento de cócteles molotov contra una estación de metro y otros incidentes. Unos 30 vehículos, por otra parte, fueron incendiados en la zona en las primeras horas de la noche.

Mientras, Sarkozy aprovechó la charla con los policías en Toulouse para insistir en que los toques de queda serán aplicados de forma "proporcionada a la amenaza".

"Aplicaré la medida en todas partes donde sea necesario. Con mesura, pero la aplicaré", aseguró, antes de comentar que "todos los franceses están a favor de la firmeza".

El decreto adoptado hoy por el Consejo de Ministros y que revive una ley de 1955 sobre el estado de emergencia, tomada durante la guerra de Argelia, autoriza a los prefectos a decretar, bajo la autoridad del titular de Interior, toques de queda donde lo vean necesario desde esta medianoche.

El objetivo es restablecer el orden frente a la ola de violencia que azota a barrios periféricos de París y de otras muchas ciudades desde la muerte accidental de dos adolescentes el pasado día 27.

El prefecto de la Somme (norte) fue el primero en anunciar un toque de queda en la ciudad de Amiens y unos 30 municipios de los alrededores, para los menores de 16 años no acompañados.

El toque de queda también regirá desde la medianoche en ciudades como Orleans, Savigny-sur-Orge o Raincy, mientras las prefecturas de Val-de-Marne, L'Hérault y Eure-et-Loir han prohibido la venta de carburante a menores, y los adultos tendrán que identificarse.

La opción del toque de queda ha sido bien recibida por los franceses, según una encuesta que mañana publicará el diario "Le Parisien".

Basada en preguntas a 805 adultos, la encuesta afirma que el 73 por ciento están de acuerdo con esa medida de emergencia, frente al 24% que se declara contrario y un tres por ciento que no opina.

Mientras tanto, durante la tarde del martes hubo manifestaciones en diferentes puntos de Francia para expresar el rechazo a la violencia y a favor de la pacificación de localidades escenario de disturbios promovidas por grupos vecinales y cívicos y respaldadas por los poderes públicos.