Morales, el nuevo presidente electo de Bolivia, inicia transición

Por jueves 22 de diciembre, 2005

La Paz, 22 dic (EFE).- El líder indio Evo Morales se convirtió hoy en el presidente electo de Bolivia al asegurarse una votación suficiente en los cómputos parciales de la Corte Nacional Electoral (CNE) e inició el proceso de transición a su Gobierno. Cuando solamente faltan por escrutar 275 de las 21.111 mesas electorales habilitadas para la votación, Morales ha logrado la mayoría absoluta en las urnas, con 1.534.671 sufragios a su favor.

Aún perdiendo la votación en las mesas restantes, que como máximo podrían representar 82.500 votos más en su contra, pues en cada una solamente pueden votar 300 personas, Morales obtendría al menos el 52,3 por ciento de respaldo popular, según cálculos extraoficiales.

Morales comenzó hoy a definir los detalles de la transmisión de mando, prevista para el próximo 22 de enero, junto al actual presidente, Eduardo Rodríguez, al que hoy presentó las comisiones encargadas de los asuntos protocolario, económicos, políticos y sociales para la transición.

La posesión se realizará en el Congreso Nacional de La Paz en un acto al que fueron invitados oficialmente 130 mandatarios, pero al que también asistirán premios Nobel comprometidos con las luchas sociales y dirigentes de organizaciones populares, a pedido de Morales.

Adicionalmente, se organizará un acto popular y simbólico en la histórica plaza San Francisco de La Paz, escenario habitual de multitudinarios mítines sindicales, para que Morales asuma el poder en una concentración de masas.

Tras consensuar estos preparativos con Rodríguez, Morales ofreció una rueda de prensa para expresar su gratitud al Fondo Monetario Internacional (FMI) por condonar el total de la deuda boliviana con ese organismo.

A su juicio, la decisión del FMI de dar de baja una deuda de 222 millones de dólares también fortalece a la democracia boliviana.

Anunció que los fondos que iban a ir a cubrir esa obligación serán destinados a luchar contra la pobreza, que afecta al 63 por ciento de los habitantes de su país, en programas de salud, educación y generación de empleo.

Morales afirmó que realizará un reclamo similar a otros organismos financieros internacionales, a las que su país adeuda alrededor de 4.800 millones de dólares.

"Vamos a seguir planteando a otros organismos internacionales que deberán dar una total condonación la deuda externa", apuntó el líder político.

Destacó, además, como un señal "de solidaridad" con Bolivia una llamada telefónica del secretario general de las Naciones Unidas, Kofi Annan, y una carta del Alto Representante de la Unión Europea, Javier Solana, recibidas en las últimas horas.

"Esa es una prueba clara de que el Movimiento al Socialismo (MAS) no sólo tiene apoyo nacional, sino también apoyo internacional", dijo.

A su juicio, las señales de respaldo recibidas desde el domingo pasado también muestran que eran "totalmente falsas" las acusaciones de sus rivales electorales sobre un supuesto aislamiento de Bolivia si él ganaba las elecciones.

Morales anunció, además, que apoyará la licitación de una gigantesca mina de hierro en el departamento oriental de Santa Cruz, cuyos líderes regionales lo habían acusado de influir en el actual Gobierno para suspender el proyecto.

El aplazamiento por 60 días de la adjudicación de la explotación de la mina Mutún a una entidad privada provocó malestar en el Comité Pro Santa Cruz, que agrupa a las entidades más fuertes de la región, y un paro de actividades en la provincia donde se encuentra el yacimiento, cerca de la frontera con Brasil.

Morales aseguró que no hizo ninguna solicitud al Ejecutivo para frenar la adjudicación y que continuará en su gestión con ese proceso, en el que desean concursar cinco trasnacionales mineras, entre ellas la británico-holandesa Meettal Steel, líder en el mercado mundial del acero. EFE