Morales mantiene liderazgo y tensión social se relaja en Bolivia

Por miércoles 14 de diciembre, 2005

La Paz, 14 dic (EFE).- El dirigente indígena Evo Morales mantiene el liderazgo en las encuestas, a un día del cierre de campaña y a cuatro de las elecciones generales en Bolivia, mientras la tensión social se relajó hoy con el fin del bloqueo estudiantil.

Según la última encuesta difundida por la cadena multimedia Usted Elige, Morales, dirigente del Movimiento al Socialismo (MAS), amplía su ventaja hasta los cinco puntos sobre su principal rival en las urnas, el conservador Jorge Quiroga.

Morales alcanzaría el 34,2 por ciento de los votos el próximo domingo, mientras que Quiroga, dirigente de Poder Democrático y Social (Podemos), obtendría el 29,2 por ciento.

En el departamento oriental de Santa Cruz y donde Morales celebrará hoy su penúltimo mitin antes del cierre de campaña, el líder del MAS arrebató el segundo puesto en los sondeos al empresario centrista Samuel Doria Medina.

Quiroga sigue liderando las encuestas en su feudo, Santa Cruz, la región más boyante económicamente del país y escenario de reclamos autonomistas desde hace meses.

Estos supuestos resultados contrastan con las perspectivas para el Senado y las Prefecturas, que en el caso de éstas últimas se elegirán por sufragio universal por primera vez en Bolivia.

De acuerdo a los sondeos, la formación de Quiroga sería la que obtendría el mayor número de senadores, en total 14 frente a los 12 escaños que conseguiría el MAS en la Cámara Alta.

También todo apunta a que el partido Podemos conseguiría al menos seis prefecturas, mientras que los socialistas no obtendrían ninguna.

En este contexto, los dos principales candidatos comenzaron anoche a cerrar sus campañas en las principales ciudades bolivianas.

Morales celebró un multitudinario mitin en La Paz y hoy se desplazó a Santa Cruz, desde donde viajará a Cochabamba para protagonizar su último acto de proselitismo político el jueves.

Desde Cochabamba, Morales se desplazará a la región del Chapare, donde permanecerá durante las dos jornadas de reflexión y el domingo depositará su voto, rodeado de aliados y decenas de periodistas nacionales y extranjeros.

Por su parte, Quiroga concluye hoy su campaña en La Paz y mañana hará lo propio en Santa Cruz.

De los 3,6 millones de bolivianos convocados a las urnas en este país, donde el voto es obligatorio, al menos el 11,6 por ciento no ha decidido aún por quien se decantará el domingo.

Los indecisos serán clave en una votación en la que todo parece indicar que ningún candidato obtendrá la mayoría absoluta, por lo que la elección del presidente se deberá decidir en el Congreso.

Mientras tanto, la tensión social se relajó al alcanzar anoche el Gobierno un acuerdo con los estudiantes de los institutos de formación docente, por el que cesaron un bloqueo en la carretera que une el oriente y occidente del país desde la semana pasada.

Al menos 20 personas resultaron heridas el lunes a causa de los enfrentamientos entre policías y estudiantes, que finalmente decidieron posponer sus reclamos de reestructurar los centros educativos hasta enero, informó la ministra de Educación, María Cristina Mejía.

El acuerdo se logró pocas horas antes de la entrada en vigor de las restricciones establecidas por la Corte Nacional Electoral que prohíbe huelgas y manifestaciones 48 horas antes de la votación.

"El país está totalmente despejado, no hay absolutamente ningún conflicto, no va a pasar nada hasta el día de las elecciones", aclaró hoy el viceministro de Gobierno (Interior), Antonio Jordán.

Aún así, persiste el temor de que otros sectores, como los pilotos de Lloyd Aéreo Boliviano y los transportistas públicos no respeten la norma electoral e inicien huelgas anunciadas a partir de mañana.

Las autoridades les han solicitado una tregua hasta después de los comicios claves del domingo, que se celebrarán bajo la ley seca y con restricción de movimientos de la población en las principales ciudades. EFE