Mubarak gana con 88,5 por cien votos con participación muy baja

Por viernes 9 de septiembre, 2005

El Cairo, 9 sep (EFE).- El presidente egipcio, Hosni Mubarak, de 77 años, ha ganado las elecciones presidenciales del pasado miércoles con un 88,5 por ciento de los votos, según el recuento definitivo, con lo que se asegura otros seis años en el poder.

Sin embargo, la participación ha sido de las más bajas de la historia de Egipto, de sólo un 23 por ciento del electorado, frente al ochenta por ciento que, según cifras oficiales, votaron en el último referéndum de 1999 para elegir a Mubarak.

El presidente de la Comisión Electoral, Mamduh el Marei, señaló que Mubarak obtuvo algo más de 6.316.784 votos, y le siguió, con menos de la décima parte, el liberal Ayman Nur (540.405), tras el cual llegó el líder del histórico partido Al Wafd, Nuaman Gomaa, con 208.891 votos.

Así pues, los porcentajes dan como gran vencedor a Mubarak (88,5 por ciento), mientras que Nur obtiene un 7,3 por ciento y Gomaa se queda con un 2,8 por ciento, con porcentajes menores al uno por ciento para el resto.

Del total de 31.826.284 electores censados, sólo han votado 7.305.036 millones de votos válidos -de los que 173.185 fueron nulos- un porcentaje extremadamente bajo pero que concuerda con la baja afluencia que el pasado miércoles fue observada por numerosos observadores independientes.

Los partidos opositores y asociaciones independientes denunciaron numerosas irregularidades que en todos los casos se practicaron para favorecer a Hosni Mubarak, pero la Comisión Electoral ha rechazado estas alegaciones.

El candidato Ayman Nur llegó incluso a pedir la repetición de los comicios por la extensión de las irregularidades, pero la Comisión rechazó tajantemente estas pretensiones.

Es una incógnita cuál será la reacción de Nur, un político populista que hace sólo dos años era un virtual desconocido y que, a sus 41 años de edad, es visto como una estrella en ascenso.

Hosni Mubarak llegó al poder en 1981, tras el asesinato del presidente Anuar el Sadat, y desde entonces ha gobernado Egipto ininterrumpidamente.

En anteriores ocasiones, Mubarak se hacía elegir por referéndum popular, en los que lograba siempre porcentajes superiores a un noventa por ciento de "síes".

Sin embargo, el pasado febrero anunció que permitiría la concurrencia de varios candidatos para la presidencia, lo que constituyó toda una sorpresa.

Las condiciones en que se desarrolló la campaña hicieron que varios partidos de izquierda boicotearan los comicios, pero éstos se han celebrado finalmente con la concurrencia de candidatos considerados "marionetas" y sólo dos, Nur y Gomaa, que cuentan con alguna popularidad.

La gran mayoría de egipcios consultados, de todas clases sociales, habían manifestado su intención de abstenerse ante una victoria de Mubarak que se presentaba como inevitable.

En los próximos días, Mubarak deberá prestar juramento para un nuevo mandato de seis años, al término del cual tendrá ya 83 años.

También en los próximos dos meses debe celebrarse las elecciones legislativas para renovar un parlamento en el que el Partido Nacional Democrático (PND) de Mubarak tiene más de 400 escaños de un total de 454. EFE