Mueren 116 personas al estrellarse avión contra edificio Teherán

Por martes 6 de diciembre, 2005

Teherán, 6 dic (EFE).- Al menos 116 personas perdieron la vida hoy, martes, al estrellarse un avión militar cargado de pasajeros civiles contra un edificio de diez plantas en el extrarradio de Teherán.

El aparato, un AC-130 "Hércules" construido para el transporte de tropas pero que estaba repleto de periodistas enviados en misión especial, perdió altura poco después de despegar tras incendiarse uno de sus motores.

El piloto trató de realizar un aterrizaje de emergencia en el propio aeropuerto de la capital, pero fue incapaz de controlar la aeronave, que se estrelló contra la parte superior del edificio, que por fortuna no se derrumbó.

Sin embargo, los 90 viajeros a bordo del avión -ochenta pasajeros y 10 tripulantes- perdieron la vida, al igual que otras 26 personas que habitaban el inmueble o que a esas horas transitaban por las calles del humilde y populoso barrio de Shahrak e Tawhid, en el extrarradio capitalino.

"La cifra de víctimas asciende a 116", confirmó una vez concluidas las labores de rescate Mujtaba Mirabdollahi, portavoz del Ministerio de Interior citado por la agencia estudiantil de noticias ISNA, la segunda en importancia del país.

La tragedia pudo ser, no obstante, mayor, ya que en el edificio vivían alrededor de 250 personas, la mayoría familias de miembros del Ejército, informó a EFE uno de los agentes de los servicios de socorro.

El avión "Hércules", propiedad de las Fuerzas Aéreas del Ejército iraní, tenía previsto viajar al puerto meridional de Bandar Abbas y transportaba sobre todo periodistas locales, enviados para informar sobre unas prácticas militares previstas en este área costera que asoma al golfo Pérsico.

Según la Policía iraní, poco después de despegar el piloto reportó a la torre de control del aeropuerto de Mehrabad que sufría un problema técnico en uno de los motores y que iba a intentar un aterrizaje de emergencia.

Varios testigos indicaron que cuando el aparato se precipitó contra el inmueble, una de las alas estaba envuelto en humo y llamas.

Momentos después, la escena era dantesca, con miles de piezas del fuselaje, e incluso cuerpos carbonizados, que caían sobre la calle y los colegios vecinos, mientras la asustada población corría de un lado a otro.

Incluso, algunos de los habitantes del edificio se arrojaron al vacío para huir del fuego, presas del pánico.

El caos y la humareda obligó a cerrar todos los centros escolares de la barriada y a evacuar a numerosos niños, algunos paralizados por el miedo.

La aviación iraní tiene uno de los parques aéreos menos confiables del mundo, compuesto en su mayoría por aparatos manufacturados en Rusia.

La principal razón son las sanciones impuestas por Estados Unidos hace 30 años, tras el triunfo de la Revolución Islámica que derrocó al régimen del pro occidental último Sha de Persia, Mohamed Reza Palhevi.

En la ultima década, el país ha sido escenario de varios accidentes aéreos, el más grave ocurrido el 19 de febrero de 2003 cuando un aparato Ilyushin-76 se estrelló en un área del sudeste del país, también por motivos técnicos.

En el siniestro perdieron la vida los 276 pasajeros del avión, casi todos miembros del cuerpo militar de los Guardias de la Revolución. EFE