MVM se puso de espalda al PRD

Por Carlos Luis Baron domingo 10 de junio, 2012

Y bien, el traumático proceso electoral en nuestro país ha terminado con el “triunfo del señor Danilo Medina, un proceso electoral de mayor inequidad que recuerde la historia democrática dominicana en los ultimo 50 años y que al mismo tiempo tuviera una complicidad casi total de actores y espectadores envuelto en la misma, el presidente de todos los dominicanos actuando como jefe de campaña de una de las partes, arbitraje, abiertamente apostando a una de las partes, observadores, que no observaban, ni vieron lo que estuvo a la vista de todos, control mediático casi absoluto, policía electoral, ministerio público, uso y abuso de los recursos públicos y un etcéteras.

Es verdad que el pasado proceso electoral nos deja un sabor amargo “el polvo de la derrota” a todos aquellos que apostamos y pusimos todo nuestro tesón y empeño a favor del candidato opositor perredeísta ingeniero Hipólito Mejía, pero esto no nos invalida para que podamos hoy analizar sin apasionamiento y remordimiento la situación actual del PRD.

Aunque uno diga, asumiendo una postura diplomática, que el señor Miguel Vargas Maldonado se colocó de espalda a los propios intereses de todos los hombres y mujeres que militan y simpatizan por el Partido Revolucionario Dominicano durante el desarrollo del pasado proceso electoral, la verdad es que para casi todos los integrantes de dicha organización política este señor es un traidor consumado.

Cuando un individuo reniega con dichos o acciones, sean éstas voluntarias o involuntarias, un compromiso de lealtad hacia una idea, asociación, grupo o partido de pertenencia, estamos delante de una clara traición de índole política y, por demás, partidaria.

Para muchos, familiarmente hablando, la traición consiste en defraudar a la familia, sus amigos, al grupo étnico al que pertenece, su religión, así como cualquier otro grupo al cual pueda pertenecerse, haciendo lo contrario a los que los otros esperan que haga.

A menudo, cuando se acusa de traidor, tales acusaciones son controvertidas y disputadas, cuando la persona no puede identificarse con el grupo del cual es miembro, o de lo contrario está en desacuerdo con los líderes del grupo que hacen el cargo.

Soy de los que creen que el señor Miguel Vargas Maldonado no sólo se puso en contra o atentó contra el sector político encabezado por el ingeniero Hipólito Mejía Domínguez a lo interno de dicha organización, sino lo que es más peor aún, se puso en contra y atentó con los intereses políticos y partidarios de más del 95% de los integrantes del PRD.

No se trata de venir ahora con el cuento de que Hipólito Mejía y el PRD perdieron por tales o cuales razones o causas políticas como se pretende ahora confundir a la opinión pública, al intentar tapar el sol con un dedo para aminorar la culpabilidad de MVM, porque de lo que se trata realmente es de condenar su incorrecta y traicionera postura.

(Luego seguiremos con el tema)