Ni lluvia ni amenaza terrorista detuvieron Desfile de Hispanidad

Por domingo 9 de octubre, 2005

Nueva York, 9 oct (EFE).- Ni la lluvia ni la amenaza de un ataque terrorista presuntamente previsto para hoy impidieron que la comunidad latina se reuniera en la Quinta Avenida de Nueva York para celebrar el 513 aniversario del descubrimiento de América. El Desfile de la Hispanidad, en su 41 aniversario, convocó a 21 países, que mostraron con orgullo sus coloridos e impecables vestuarios, creencias, bailes y música del variado folclor latinoamericano.

El evento evidencia cada año cómo la religión católica convive con lo más arraigado de las culturas indígenas y creencias populares latinoamericanas, desde los altares en honor a las patronas de sus países hasta el culto a la naturaleza y al "Inti", el dios Sol.

La famosa avenida neoyorquina se convirtió hoy en un arco iris, con el brillante colorido de las banderas que el público desplegó a lo largo del trayecto, desde la calle 44 hasta la 77, donde culminó el evento, presidido, como cada año, por España, que estuvo representada por su cónsul, Manuel Egea.

Egea comentó a EFE que para España "es un orgullo participar en el Desfile, en solidaridad con los países de América".

Agregó que para las naciones que hablan español "es una buena noticia" que con el crecimiento de la comunidad latina en EEUU se conserve la lengua materna.

La jornada dio inicio bajo amenaza de lluvia y frío, pero gran entusiasmo, con la banda de la escuela Madre Cabrini, seguida por la representación española, que incluyó gaiteros del Centro Galicia, de Monteiro, y al grupo de baile Colexiata do Sar de Santiago de Compostela, con sus vestuarios típicos, que viajaron desde España.

También dijo presente el Centro Gallego de Nueva York y el Centro Orensano de Newark, en Nueva Jersey, donde vive el mayor número de españoles en EEUU.

Entre los que iniciaron la marcha junto a Egea estaba David Galarza, enlace de la Casa Blanca con la comunidad hispana, que por primera vez envía representación al Desfile.

"Es un honor estar en Nueva York con los hispanos para celebrar sus logros. Hay que luchar por preservar la cultura y la lengua, que es algo hermoso", dijo Galarza a EFE.

Argentina fue el siguiente país en desfilar, al ritmo del tango, y lo hizo con su patrona, la Virgen de Luján, imagen que fue llevada en un improvisado altar sobre un coche y acompañada de gauchos en hermosos caballos.

Bolivia fue la delegación más numerosa y llamativa de todo el Desfile, al que llevó sus danzas del "tinku", con la que se da gracias a la naturaleza por la vida y la comida y al dios "Inti", y la morenada, una sátira a los métodos utilizados por los conquistadores en el trabajo de las minas y una melancólica manifestación o denuncia de los sufrimientos de los esclavos.

También llamó la atención, en particular de los anglosajones, que, curiosos, detuvieron su paso, la danza de los caporales, que representa al mulato, que, al considerase el preferido del patrón, reniega su raza y en función de capataz, con látigo en mano, martirizaba a los esclavos.

El público disfrutó además de la típica cueca de Chile; del baile del garabato de Colombia; el cadencioso merengue dominicano; la galopera de Paraguay; la salsa y el reggaeton de Puerto Rico; de la danza de la botella y el cántaro de Perú y de la representación del carnaval Huejotzingo de Puebla, México, entre otra demostración de la cultura latina.

Entre los asistentes estuvo además el comisionado de la Oficina de Inmigración de la ciudad, Guillermo Linares, quien destacó que una vez más "se conjuga un encuentro entre el viejo y nuevo continente", de los lazos que unen a ambos "con gran fuerza".

"El desenlace de ese encuentro nos ha traído a un plano donde vemos mayor diversidad, más enriquecimiento y creatividad en esta ciudad, que conectan a España, pero que al mismo tiempo se conjugan con otras dimensiones étnicas", afirmó Linares.

Siendo un año electoral, en el que los neoyorquinos elegirán un alcalde el 8 de noviembre, los aspirantes Michael Bloomberg, republicano que busca la reelección, y el demócrata Fernando Ferrer, primer latino en ser candidato de un partido al cargo, también dijeron presente para saludar a la comunidad latina. EFE