No al pago de deudas de la corrupción…!!!

Por Carlos Luis Baron domingo 25 de marzo, 2012

Las recientes declaraciones del presidente Hipólito Mejía, dando cuentas de que “No pagaría deudas Viejas”, han sido satanizadas y magnificadas por muchas personas y medios gobiernistas, acólitos, vocingleros y plumas pagadas por el oficialismo, incluso gente de la misma campaña de Hipólito, han visto como un yerro dichas afirmaciones.

Y para nada nos sorprende que los agentes del peledeismo actúen así ya que están al acecho de cualquier cosa que se pueda interpretar como una pifia del candidato puntero en las preferencias del pueblo, para tratar de disminuir el apoyo popular que observa.

Pero claro “el que no sabe es como el que no ve” y muchos no entienden a que puede responder una estrategia de este tipo, tan arriesgada y difícil de comprender, incluso personas de la cercanía casi familiar de Hipólito me han dicho que unas declaraciones de ese tipo podrían disminuir el flujo de aportes económicos a la campaña.

Muchos han argumentado que Hipólito está obligado a dar “continuidad al estado”, con lo que coincido plenamente, ahora con lo que no está obligado es a apoyar que se salgan con la suya la asociación de malhechores que actualmente dirige el gobierno dominicano.

Hipólito al igual que miles de dominicanos y dominicanas, tienen conocimiento de los cientos de millones de pesos que en estos momentos se están contratando en ordenes de compras y obras civiles en las instituciones del estado, cuyos bienes y servicios nunca se van a recibir, ni serán entregados por las firmas y personas contratadas, como se ha estado haciendo en estos últimos ocho años, ya que la finalidad es obtener el dinero que estos suplidores y contratista le avancen para dos finalidades, la primera obtener recursos financieros para la campaña, los cuales exhiben abundantemente, y en segundo lugar, para que funcionarios de primera, segunda, tercera y hasta cuarta categoría logren hacerse de los últimos chelitos que puedan conseguir de los dineros del pueblo, pues saben que su salida del gobierno es inminente.

Muchas instituciones contratan obras civiles, que son pagadas en su totalidad mediante cubicaciones, sin que se ejecuten ninguna de sus partes, constituyendo un robo y un desfalco a los dineros del pueblo, entre estas instituciones podemos citar al ministerio de agricultura, que según fuentes internas de la misma y del rumor que se recoge en sus pasillos, su departamento de caminos, ha contratado decenas de caminos vecinales por 5, 7, 8, 10, y hasta 15 millones de pesos, sin que por dichos caminos haya pasado ni siquiera un gredar, lo cual es fácil de constatar, solo hay que tomar la lista de obras e ir a las comunidades y preguntarle a la gente; como dice un comediante dominicano, ¡Que Bobo!. Y qué decir de los cientos de órdenes de compra que nunca se entregan en almacén; esta es más fácil.

Repetimos que Hipólito y los dominicanos y dominicanas sabemos que estas estrategias para extraer dinero del estado se están usando masivamente en este momento para financiar la campaña de Danilo y como último esfuerzo por agenciarse de unos cuantos millones de pesos del erario público para hacer ricos a un grupito, y es por eso que Hipólito hace esta advertencia.

Igualmente podemos citar que en varias instituciones centralizadas y descentralizadas se ha desatado una epidemia de préstamos personales a los empleados, avalando y haciéndose responsables por dichos préstamos ante el banco la institución estatal donde trabajan los prestatarios, dejando a esta ultima el compromiso de pagar los valores adeudados en caso de despido del empleado, eso representa ciento de miles de millones de pesos en deudas, que las prestaciones laborales que les correspondan no podrían cubrir.

Aprovechamos para citar que el PLD está queriendo pasarse de listo, dándose a la tarea de llevar a la “CARRERA” a la Carrera Administrativa los compañeritos, con tal de impedir ser cancelados por el próximo gobierno que encabezara el presidente Hipólito Mejía.

Ante este panorama y la imposibilidad de que los peledeistas y sus aliados descontinúen esta práctica corrupta, creemos muy atinada y oportuna la posición del presidente Hipólito Mejía, ya que se le pone un freno al menos por la parte de los suplidores y contratistas consientes, que no van a arriesgar sus capitales participando en este desfalco masivo y descarado contra la nación que el PLD y sus “Funcionarios” llevan a cabo en este momento.