Nuestro gabinete

Por Carlos Luis Baron miércoles 27 de junio, 2012

Ya se ha convertido en una costumbre del pueblo dominicano, entre mediados de mayo y hasta el 16 de agosto en años de elecciones presidenciales, ensamblar el futuro gabinete gubernamental.

Cada ciudadano tiene el propio y la mayoría dicen que es “de fuente oficial”. Otros, más osados, afirman que se lo confesó el mismísimo Presidente electo. Nosotros no somos la excepción.

También tenemos nuestro gabinete. El problema es que el nuestro, como el merengue sin letras, no tiene nombres. Nos gustaría un gabinete que el 17 de agosto del 2012, o dentro del plazo otorgado por las leyes, el pueblo dominicano conozca la declaración jurada de cada uno de los Ministros y Directores Departamentales.

Que cada miembro del gabinete siga las directrices generales trazadas por el Primer Mandatario de la Nación sin tener que recibir “Instrucciones específicas del Presidente de la República” Que el Ministro de Salud Pública mantenga un programa constante y permanente de monitoreo de las enfermedades endémicas y en consecuencia, evitar los odiosos “operativos”.

Que el Ministro de las Fuerzas Armadas comande un Ejército, una Marina y una Fuerza Aérea más reducida, mejor entrenada, más tecnificada y con mejores salarios. Que el Jefe de la Policía Nacional entienda y se lo haga entender a sus subalternos, que ellos son una entidad civil uniformada, encargada de la protección de la ciudadanía.

Que no son militares. Que nuestro Canciller dirija un Servicio Exterior de calidad. Con profesionales egresados de las escuelas de diplomacia del país y del extranjero para que nuestros embajadores se conviertan, con los conocimientos necesarios, en los promotores de negocios y turismo para nuestro país. Que todos los empleados públicos sepan que están en esas posiciones para servir, no para servirse.

Que “Servir al Partido para servir al pueblo” deje de ser una oración hueca con las que se inician y clausuran los actos del Partido de la Liberación Dominicana y vuelva a tomar su verdadera esencia. Para alcanzar esto y mucho más, el Lic. Danilo Medina Sánchez, Presidente electo de la República Dominicana, necesita la colaboración de los que como él, creen en el futuro de nuestro país.

Que podemos conseguir el anhelado desarrollo. Para lograrlo, todos y cada uno de nosotros, tenemos que ofrendar nuestra cuota de sacrificio para ayudar a construir una mejor Nación. Si como ciudadanos cumplimos con nuestros deberes, nos ganamos el derecho de exigirle a quienes nos gobiernan que cumplan con los suyos.

Nosotros y muchos amigos y compañeros que colaboraron con el triunfo del Lic. Danilo Medina, nos comprometemos a hacer nuestra parte y trabajar con él y sus funcionarios, no en su proyecto, sino en lo que se ha convertido en nuestro proyecto de Nación.

No estamos, bajo ninguna circunstancia, solicitando un empleo. Simple y llanamente estamos ofreciendo nuestro trabajo y la poca o mucha experiencia que hayamos adquirido en más de cuatro décadas de exilio económico en países desarrollados.

Hagamos nuestra la frase del Ex Presidente John F. Kennedy y adaptémosla a nuestro entorno; “Compatriota, no preguntes lo que tu país puede hacer por ti, pregunta qué puedes hacer tu por tu país. Quisqueyano, no preguntes lo que Dominicana puede hacer por ti, sino, lo que juntos, podemos hacer por el progreso y el bienestar de nuestro pueblo” .