Obispo rechaza que en el acueducto de la Línea Noroeste halla vicios de construcción

Por admin jueves 10 de enero, 2008

Santiago 10 de enero 2008.- El obispo emérito de la Diócesis Mao-Montecristi, monseñor Tomás Abreu Herrera, rechazó que en la construcción del acueducto de la Línea Noroeste se hallan detectado vicios de construcción. Expuso que aunque no es experto en la materia, con el sentido común que tiene puede asegurar que ahí no hubo vicios de construcción, y que reconoce la capacidad de los ingenieros que construyeron ese acueducto.

Declaró que aplaudía a los ingenieros que trabajaron en la obra, porque realizaron un trabajo muy bien hecho, porque lo que ocurrió fue que se produjo una circunstancia, una inusitada de agua por culpa del desague de la presa de Tavera-Bao de Santiago y de los que manejan la institución hidráulica. Según el religioso lo que ocurrió en Mao y gran parte de la Línea Noroeste es un hecho fuera de serie que no puede catalogarse ni juzgarse con los parámetros normales con que se debe valorar una obra como es el acueducto múltiple de la zona.

Insistió en que se produjeron razones extraordinarias y fuera de serie que intervinieron y causaron los graves daños que conoce el país y que normalmente no hubieran ocurridos se la situación se manejase de manera adecuada para evitar inundaciones por la avenidas del río Yaque del Norte.

“Yo creo que se hubiera evitado el desastre si las avenidas de esas aguas hubieran sido las normales en circuntancia como la presentada por la tormenta Olga, pero la responsabilidad que hubo en el manejo de esa presa, fue la causante” dijo el prelado católico. Insistió en que se debe exonerar de toda responsabilidad de culpa personalmente a los ingenieros y técnicos que construyeron el acueducto múltiple de la Línea Noroeste.

“Hay que reconocer que esos expertos realizaron un buen trabajo, y si la obra sufrió averías no es culpa de la ciencia, sino de la irresponsabilidad que causó , diríamos, algo que nunca debió haber ocurrido”, enfatizó monseñor Abreu Herrera. Estimó que esa amarga experiencia producto de lo que insistió se debió a irresponsabilidad de los manejadores de la presa de Tavera, debería servir de experiencia para que eso no se repita.

Y dijo que en caso de que eso no sirva de lección a los responsable del desastre, entonces podríamos decir que estamos en un estado de primitivismo en este país, lo cual yo no creo” enfatizó.

Sin embargo, valoró la decisión del Presidente de la República de designar una comisión conformada por técnicos y funcionarios capacitados para realizar una investigación exhaustiva para establecer las causas reales del desastre, aplicar sanciones y los correctivos de lugar a nivel personal y estructural si se determina el caso amerita.

La rigurosidad técnica con que se construyó el acueducto de la Línea Noroeste ha sido defendida por técnicos y otros expertos en asuntos hidráulicos de esa zona del país, quienes coinciden en que las averías sufridas en esa obra se debió al desague de manera estrepitosa de la presa de Tavera.