Ofertas de ayuda de otros países llegan masivamente a EEUU

Por domingo 4 de septiembre, 2005

Washington, 4 sep (EFE).- Las ofertas de ayuda, tanto de países tradicionalmente amigos y aliados de EEUU como de otros no tan afectos, como Cuba o Venezuela, llegan sin cesar a Washington, según reconoció hoy el Departamento de Estado.

Un portavoz de este Departamento indicó que se necesita evaluar las ofertas para ver cuáles van a ser aceptadas.

Al mismo tiempo, se ha informado de que las Naciones Unidas se han ofrecido para coordinar estos esfuerzos, que proceden desde todos los puntos del mundo.

En la lista de ofertas se cuentan por igual países ricos, como Canadá, Francia o el Reino Unido, que otros más pequeños y no tan favorecidos económicamente, como Ecuador, la República Dominicana o, incluso Sri Lanka.

Igualmente se han recibido ofertas de la Organización Mundial de la Salud, la Cruz Roja Internacional o el Vaticano.

Desde Europa, en Bruselas, la OTAN y la Unión Europea, están dispuestas a enviar materiales de primeros auxilios, como mantas, tanques de agua y medio millón de comidas preparadas para asistir a los hambrientos.

Otras tantas raciones enviará Gran Bretaña, mientras que Francia ha puesto a disposición de EEUU a los expertos de los equipos de rescate que tienen en sus territorios del Caribe.

De Alemania llegó ayer, sábado, a Florida un Airbus cargado con 10 toneladas de comida mientras que otros países como Italia, España y Rusia, esperan que Washington exprese sus necesidades para cumplimentarlas.

En Norteamérica, Canadá tiene tres buques de guerra cargados con materiales de ayuda y más de 1.000 personas están preparadas para viajar a las costas de Luisiana tan pronto como Washington lo requiera, y México ha enviado ya por carretera, vía Texas, 15 camiones con agua, alimentos y medicinas.

Además, la Armada de este país vecino ha ofrecido dos barcos, dos helicópteros y 15 vehículos anfibios para sumarse a las tareas de recuperación de la zona.

En Cuba, el presidente Fidel Castro ha ofrecido enviar 1.100 médicos a Houston con 26 toneladas de medicinas para tratar a las víctimas y, desde Venezuela, Hugo Chávez, ha reiterado su oferta de mandar gasolina barata así como ayuda humanitaria y personal a la zona del desastre.

La ayuda procedente de Asia se va a coordinar en su mayor parte por medio de la Cruz Roja de EEUU, a donde Australia va a mandar 10 millones de dólares australianos.

China, cuyo presidente Hu Jintao, ha tenido que cancelar la visita que iba a realizar el miércoles a Washington debido a este desastre, ha comprometido el envío de cinco millones de dólares para ayuda a las víctimas y ha ofrecido igualmente personal para trabajar en las labores de limpieza y reconstrucción.

Entre este personal chino se encuentran también expertos médicos y sanitarios.

Japón ha provisto ya con 200.000 dólares a la Cruz Roja de EEUU y está a la espera de conocer las necesidades que identifique el Gobierno de EEUU para ampliar su colaboración, con envío de materiales de emergencia.

Singapur, por su parte, ha respondido inmediatamente al requerimiento de la Guardia Nacional de Texas con el envío de tres helicópteros Chinook, que han llegado a Fort Polk, en Luisiana, y se han sumado a las tareas de rescate.

Incluso desde la pobre Sri Lanka ha llegado a la Cruz Roja de EEUU una donación de 25.000 dólares.

Desde Qatar, se promete el envío de 100 millones de dólares y el vecino y riquísimo Kuwait ha donado 500 millones en productos petroleros y ayuda humanitaria.

En Estados Unidos, se agradece esta solidaridad, y contempla con dolor cómo se han revertido los papeles.

Washington, que tradicionalmente ofrece ayuda a los países pobres y lidera movilizaciones de solidaridad con los más desprotegidos, es ahora país receptor.

En este ambiente, no falta quien asegura, desde la oposición, que EEUU se ve en estas circunstancias porque las guerras en Irak y Afganistán han mermado su capacidad de reacción y han convertido el sur de EEUU en "un país del Tercer Mundo". EFE