Oficialistas cierran filas con Chávez y oposición critica modales

Por martes 15 de noviembre, 2005

Caracas, 15 nov (EFE).- La retirada de embajadores entre México y Venezuela ha reforzado el apoyo al presidente Hugo Chávez entre sus partidarios y renovado las críticas de la oposición a los modales y estilo provocador del gobernante venezolano. Portavoces pro gubernamentales destacaron hoy que el conflicto lo comenzó el presidente mexicano, Vicente Fox, en tanto que los representantes de la oposición han enfocado los ataques de Chávez en sus "formas", más que en el fondo del asunto.

La tesis oficial venezolana es que la crisis no deriva de un enfrentamiento personal entre Fox y Chavez sino de los modelos de integración que representan.

La temperatura del conflicto diplomático entre ambos países aumentó ayer con la retirada de su respectivos embajadores y la advertencia de Fox, de que romperá relaciones si continúan las agresiones verbales.

Fox es presentado como el defensor del Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA), de corte neoliberal y promovida por EEUU, y Chávez como adalid de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA), basada en la complementariedad y la solidaridad y no en la competencia.

William Lara, directivo del Movimiento V República (MVR), el partido de Chávez, dijo que durante la IV Cumbre de las Américas, celebrada en Mar del Plata (Argentina), Fox radicalizó el problema, exigiendo disculpas, porque fracasó en su intento de imponer el ALCA a América Latina, en nombre de los EEUU.

El vicepresidente del gobierno, José Vicente Rangel, señaló que Fox actuó en la cita hemisférica como un "provocador" y expresó su afecto y consideración por el pueblo mexicano.

Adolfo Taylhardat, diplomático vinculado a la oposición, criticó las salidas de protocolo de Chávez y la "familiaridad" con la que trata a algunos gobernantes extranjeros.

"No se ha dado cuenta de que no puede tratar a los otros gobernantes como si fueran de su pandilla; cree que por pasarle el brazo al rey de España por encima del hombro o al presidente de cualquier país, o tratar incluso de besar a la reina de España, se está haciendo igual a ellos", opinó Taylhardat.

César Pérez, del opositor partido democristiano de Venezuela "Copei", consideró que los modales de Chávez son inapropiados y se declaró defensor del ALCA como modelo de integración americana.

José Albornoz, del pro gubernamental Patria Para Todos (PPT), dijo que escudarse en las formas es una estrategia para eludir el problema de fondo, que es el intento de EEUU de imponer un modelo neocolonialista maquillado de integración.

En todo caso, la crisis ha permitido al presidente venezolano mantener abierto el debate sobre el ALCA, origen de la agria disputa con Fox.

El gobierno venezolano ha señalado que vería con agrado la apertura de un debate continental "profundo y serio" sobre el ALCA y el ALBA para que los pueblos de América Latina saquen sus conclusiones y decidan luego cuál de ellos prefieren.

Portavoces oficiales han llegado a plantear que si de defender la democracia se trata sería bueno que, tras el debate, la decisión de adoptar uno u otro modelo fuese sometida a referendo en los diferentes países.

Además, Venezuela considera que esta crisis forma parte de la estrategia de Estados Unidos para dividir y debilitar el bloque latinoamericano de países y aislar al gobierno venezolano.

El ministro venezolano de Relaciones Exteriores, Alí Rodríguez, dijo que esperaba "que otros gobiernos amigos no se sumen a esa estrategia de EEUU para aislar a Venezuela".

Rodríguez también expresó que nadie sabe cuánto puede durar esta crisis y aseguró que a pesar de la retirada de los embajadores "quedan canales de contacto abiertos".

"Habrá que esperar para ver qué rumbo toma el problema", manifestó el canciller venezolano. EFE