OISOE inaugura obras y no paga

Por Carlos Luis Baron lunes 2 de julio, 2012

El descrédito de los gobiernos se incrementa cada vez más, pues al frente de algunas instituciones se mantiene a funcionarios que actúan de espalda a los lineamientos básicos que emanan del inquilino del Palacio Nacional.

Existen también algunos funcionarios públicos que en lo más mínimo no cuidan de su prestigio, pues la falta de transparencia en el ejercicio de ciertas funciones llega a confundirse con posibles actos de corrupción.

Hace algunos años se publicaba en todos los diarios de circulación nacional el ejercicio fiscal de cada mes, que tenían las instituciones del gobierno.

Era un mecanismo de transparencia administrativa y al mismo tiempo una fuente de información de mucha utilidad.

En lo que respecta a la inversión en obras de infraestructura se tenía una idea bien clara, pues se detallaba en dónde se estaban invirtiendo los recursos que recibían las instituciones ligadas a la construcción de obras públicas.

En la actualidad hay funcionarios que manejan centenares de millones de pesos y a los contribuyentes no se les ofrece ninguna información sobre el uso de los fondos públicos.

Los funcionarios públicos del sector construcción deben ser sinceros en lo que respecta a las decisiones y acciones que toman en el manejo de los fondos que se les asignan.

En la actualidad hay una gran cantidad de contratistas que han realizados trabajos para la Oficina de Ingenieros Supervisores de Obras del Estado (OISOE) y ésta institución lleva más de ocho meses sin pagar las labores realizadas.

En esa situación se encuentran un grupo de empresas e ingenieros que participaron en la terminación del Centro Universitario Regional Noroeste (UASD-Mao) y se desconocen las razones por las cuales la OISOE no paga los trabajos realizados, pese a que ese proyecto fue inaugurado en agosto del año pasado.

Lo que si se conoce es que la OISOE ha recibido suficientes recursos, pero en lugar de pagar los proyectos concluidos, dedica los fondos que recibe mensualmente en la apertura de nuevas obras.

Es una modalidad de corrupción bastante vieja, pues se fundamenta en un mal uso público del poder.

Varias de las empresas que participaron en la terminación del citado centro universitario atraviesan por una situación de quiebra de la cual la OISOE, en parte, es responsable debido al incumplimiento de pago de los trabajos ejecutados.

Hacemos un llamado al presidente de la República, doctor Leonel Fernández Reyna, para que disponga el pago de las deudas que tiene la OISOE con los contratistas que terminaron la UASD de Mao.

El maltrato y la discriminación que se ha dado con esos  profesionales pareciera que forman parte de un plan para empañar la salida del poder del doctor Fernández Reyna.

A ello se unen otros ingenieros que, tras la llegada de Luis Sifres a la OISOE, fueron despojados de sus contratos pese a tener una situación financiera a su favor.