ONGs creen hay al menos un millar de muertos en la India

Por domingo 9 de octubre, 2005

Srinagar (Cachemira), (EFE).- Varias organizaciones no gubernamentales presentes en Cachemira creen que la cifra de víctimas por el seísmo en la India superará el millar y ahora se dedican a organizar el envío de ayuda desde Srinagar, principal ciudad de la región.

Los daños apenas son visibles en Srinagar, donde la vida en la calle transcurre con calma, aunque poco a poco llegan a los hospitales camiones militares cargados de heridos desde las zonas más cercanas a la frontera, las más dañadas por el terremoto.

El superintendente de la Policía local, encargado de difundir la cifra oficial de víctimas, dijo a EFE que en la Cachemira india 450 personas han fallecido a causa del seísmo y unas mil han resultado heridas.

Sin embargo, Mumbar Yahar, presidenta de la ONG india Mother Women Welfare Organization, dijo a EFE que "la cifra de fallecidos con seguridad superará los mil" y puntualizó que, por el momento "hay más de 4.000 personas afectadas".

Su organización está preparando el envío de un equipo de una veintena de cooperantes que repartirán paquetes de comida, mantas y ropa en las zonas más destrozadas.

Altas fuentes militares en la ciudad de Jammu también indicaron a EFE que el número de muertos en la India supera ya el millar, aunque afirmaron no poder precisar ninguna cifra.

En el hospital de Saura, el mayor de Srinagar, fuentes médicas que pidieron no ser identificadas dijeron que "es muy sorprendente que en Pakistán haya cerca de 20.000 muertos y en la parte india de Cachemira, que es una zona mucho más poblada, sólo haya 450".

Esa enorme diferencia podría deberse a "una decisión política", ya que la zona fronteriza con Pakistán está altamente militarizada por lo que el seísmo podría haber provocado grandes bajas entre las Fuerzas Armadas, algo que las autoridades de Nueva Delhi podrían no querer reconocer en estos momentos, según esas fuentes.

Algunos pacientes, procedentes de las zonas de Uri, Baramulla y Kupwara, muy cerca de la divisoria, hablan de pueblos enteros arrasados y cientos de casas desplomadas.

Muchos han esperado durante más de un día para recibir atención médica y algunos han estado sepultados bajo los escombros durante horas.

El responsable de la Cruz Roja india en la zona, N. Nahvi, no precisó el número de víctimas en la zona de Cachemira bajo control de la India y se remitió a los datos oficiales, aunque dijo que los equipos de rescate todavía no han podido llegar a todas las zonas afectadas, por lo que teme que el número de fallecidos aumente considerablemente.

Nahvi dijo a EFE que "por el momento hemos enviado mil mantas y cientos de equipos de cocina a Uri y Tamgdhar, dos de las zonas más afectadas, y mañana saldrán hacia la zona fronteriza equipos médicos y logísticos con medicinas, tiendas de campaña y raciones de comida con té, azúcar, aceite y otros productos básicos".

Según señaló, "Cruz Roja india trabaja conjuntamente en Nueva Delhi con Cruz Roja Internacional y la Federación de la Cruz Roja, que están coordinando el envío de ayuda, pero por el momento no creo que necesitemos solicitar ayuda a otros organismos".

Pasado el susto que provocó ayer el fuerte temblor que se sintió en la ciudad, Srinagar permanece hoy tranquila y los pocos turistas que se encuentran no son apenas conscientes de la gran destrucción ocurrida unos kilómetros al oeste de la ciudad.

Silvana Corbani, una italiana de 43 años de vacaciones en Cachemira y que se hospeda en uno de los hoteles-barco del bellísimo lago Dal, en el centro de la ciudad, dijo a EFE que, la mañana de ayer "sentí cómo el barco se movía y poco después oí a mujeres y niños gritando, así que salí corriendo".

"Una vez fuera, empecé a sentir más miedo, porque entonces era el muelle el que se movía bajo mis pies", añadió.

Según Corbani, la situación no fue de pánico, ya que el temblor se calmó pasado poco más de un minuto, aunque "había un gran desconcierto y todo el mundo se dirigió inmediatamente a las mezquitas, donde pasaron la mañana rezando". EFE