ONU convoca a conferencia de donantes para víctimas terremoto

Por jueves 13 de octubre, 2005

Naciones Unidas,(EFE).- La ONU anunció hoy la convocatoria de una conferencia de donantes para el próximo día 20 en Ginebra, con el fin de recaudar más fondos para las víctimas del terremoto que el pasado día 8 sacudió el sur de Asia, principalmente a Pakistán.

El anuncio fue hecho por el jefe de gabinete del Departamento de Asuntos Humanitarios de la ONU, Hansjoerg Strohmeyer, quien calificó de "miserable" la ayuda comprometida por los países a las víctimas del terremoto, que se calcula causó la muerte de entre 25.000 y 30.000 personas.

Strohmeyer indicó que del llamamiento de emergencia para recaudar 272 millones de dólares que hizo la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) sólo se han obtenido ocho millones, y otros seis millones más han sido comprometidos, pero todavía no se han hecho efectivos.

Pese a la poca generosidad demostrada, destacó que los países se han comprometido a aportar ayudas bilaterales de entre 160 millones y 180 millones de dólares, entre ellos Estados Unidos, que aproximadamente aportará unos diez millones, y Japón que contribuirá con veinte millones.

También puso de manifiesto el esfuerzo que hacen las agencias de la ONU para que el sector empresarial privado también aporte sus contribuciones, como hizo en el catastrófico tsunami que azotó el este asiático a finales del año pasado.

El funcionario de la ONU reiteró su llamamiento a los países de la organización para que se establezca un fondo para desastres naturales con el objetivo de disponer de dinero en efectivo durante las primera 24 horas después de una tragedia.

Strohmeyer recordó que el terremoto del sur de Asia ha afectado al menos a cuatro millones de personas, de las cuales 2,5 millones que se han quedado sin hogar.

Se calcula que en la Cachemira paquistaní, el terremoto causó la muerte de 23.000 personas, mientras que en el lado indio fallecieron más de 1.200.

Strohmeyer insistió en la necesidad de un mayor compromiso de la comunidad internacional para que ofrezcan en grandes cantidades tiendas, colchones y mantas para los damnificados, especialmente por los bruscos cambios de temperatura durante el día y la noche.

Además, solicitó más medios de transportes, especialmente helicópteros, para poder acceder a las zonas remotas de Pakistán e India, en donde se cree que están atrapadas miles de personas que no han recibido asistencia.

De esta manera, se hizo eco del llamamiento de emergencia hecho por el subsecretario para Asuntos Humanitarios de la ONU, Jan Egeland, que se encuentra de visita en la región para evaluar la magnitud de la catástrofe y supervisar las tareas de rescate.

"Estamos perdiendo la batalla contrarreloj en los pueblos y aldeas. Necesitamos triplicar el número de helicópteros", apuntó Strohmeyer, tras anotar que ahora hay sólo medio centenar.

Dada la extrema seriedad de la devastación, Strohmeyer subrayó que había habido avances significativos en la coordinación del rescate de la población en las principales ciudades y pueblos, pero que la gran preocupación son los problemas de la ubicación geográfica en algunas áreas de la región del Himalaya.