ONU no confirma ni desmiente despido de jefa división electoral

Por lunes 5 de diciembre, 2005

Naciones Unidas, 5 dic (EFE).- El portavoz de la ONU, Stephane Dujarric, no confirmó ni desmintió una versión de la prensa de que la directora de la División Electoral de la organización, la uruguaya Carina Perelli, sería despedida por supuestos abusos.

"Hasta que no se comunique a Perelli la decisión que se ha tomado en su caso no puedo dar detalles", declaró Dujarric al ser preguntado al respecto en una rueda de prensa.

Según publica hoy el diario "The New York Times", Perelli podría ser despedida tras ser acusada de insinuarse sexualmente a sus empleados y de crear un ambiente abusivo en el departamento bajo su responsabilidad.

"La ONU está trabajando plenamente con los iraquíes y Perelli sigue siendo la directora de la división (electoral). El trabajo de su equipo es importante", añadió, ante la cercanía de los comicios del próximo día 15 en Irak, que se celebrarán bajo los auspicios del departamento que dirige la funcionaria uruguaya.

Dujarric indicó que, en todo caso, un posible despido de Perelli no afectaría esa asistencia, ya el equipo que opera sobre el terreno esta encabezado por otro responsable, el canadiense Craig Jeness.

Segun publicó el periódico neoyorquino, el secretario general de la ONU, Kofi Annan, ha tomado la decisión de despedir a Perelli y planea enviarle una carta en ese sentido, aunque aún no lo ha hecho debido a que espera resolver antes algunos "aspectos legales".

Las acusaciones contra Perelli fueron dadas a conocer el pasado agosto, después de una investigación que el entonces subsecretario para Asuntos Políticos, Kieran Prendergast, encargó a la firma consultora suiza Mannet.

En el informe, de 22 páginas y que se realizó en base a entrevistas a empleados de su departamento, se acusaba a Perelli de tratar de forma abusiva y con desprecio a sus subordinados, así como de promover a jóvenes empleados al ofrecerles trabajos para los cuales no estaban calificados.

También se exponía que la funcionaria había creado un ambiente de insinuación sexual, con constantes bromas de mal gusto y referencias sexuales explicitas, menoscabando la ética y el profesionalismo en el departamento electoral de la ONU.

En declaraciones al diario, Perelli rechazó las acusaciones y manifestó que está dispuesta a apelar ante el Comité Disciplinario de la ONU.

Perelli subrayó al "The New York Times" que los comicios iraquíes son uno de los más complejos en los que ha participado la ONU, debido a la inestabilidad política y la violencia diaria que se vive en el país árabe.

Resaltó que pese a ello, la ONU ha logrado establecer 7.300 mesas electorales en todos los distritos de Irak, así como capacitar a 135.000 funcionarios electorales.

El trabajo de Perelli en las anteriores elecciones iraquíes del pasado enero para nombrar a un gobierno interino fue elogiado por el propio presidente de EEUU, George W. Bush, en su discurso sobre el Estado de la Nación de principios de este año.

Entre las responsabilidades desempeñadas por Perelli figuran el haber encabezado el equipo electoral de la ONU en Afganistán, Timor Oriental, Sierra Leona, así como en los territorios palestinos. EFE