ONU pide no olvidarse de víctimas inundaciones en Centroamérica

Por viernes 14 de octubre, 2005

Naciones Unidas, 14 oct (EFE).- La ONU instó hoy a la comunidad internacional a olvidarse de los damnificados de las inundaciones en Centroamérica, dado que la atención mundial se ha volcado en el terremoto que sacudió el sur de Asia.

"Para nosotros es igual de importante el desastre ocurrido en Centroamérica que el de Pakistán. Debemos asegurarnos de no olvidarnos de las víctimas centroamericanas", dijo Hamsjoerg Strohmeyer, jefe del gabinete del departamento de Asuntos Humanitarios de la ONU.

El funcionario anunció que la subsecretaria adjunta para Asuntos Humanitarios de la ONU, Margareta Wahlstrom viajará la próxima semana a Centroamérica, concretamente a Guatemala y El Salvador, para ver de primera mano los efectos devastadores de las lluvias torrenciales y los deslizamientos de tierra provocados tras el paso del huracán "Stan".

Hasta 2.000 personas, según cifras de la ONU, pueden haber muerto debido a las inundaciones provocadas por las lluvias en Centroamérica, así como el número de desplazados podría elevarse a medio millón.

La Oficina de Coordinación de Asistencia Humanitaria de la ONU (OCHA) hizo un llamamiento la semana pasada de ayuda de emergencia para recaudar 22 millones para Guatemala y casi 8 millones para El Salvador.

Sin embargo, hasta el momento, sólo se han recibido 2 millones de dólares para Guatemala y 1 millón para El Salvador, y la mayor parte de estos fondos -2 millones- han sido aportados por Suecia.

El Fondo de la ONU para la Población (UNFPA) ha advertido que "la falta de ayuda urgente" puede provocar el aumento de víctimas mortales, especialmente en las comunidades indígenas, donde las inundaciones han tenido un impacto más devastador.

El huracán "Stan" tocó tierra el pasado 1 de octubre en el sudeste de Veracruz y ocasionó lluvias torrenciales, inundaciones y derrumbamientos de tierra en el sur de México, Guatemala, El Salvador, Nicaragua y Honduras.

Además de las víctimas mortales y los miles de damnificados, cuyas cifras oficiales todavía no han sido divulgadas, el desastre natural destruyó cientos de miles de viviendas, kilómetros de carreteras y decenas de puentes