Oswalt fue el verdugo de los Cardenales y Jugador Más Valioso

Por jueves 20 de octubre, 2005

San Luis (EEUU), (EFE).- El abridor Roy Oswalt se convirtió en el verdugo de los Cardenales de San Luis al ganarles los dos partidos que lanzó en su propio campo, incluido el sexto de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional, que vencieron los Astros de Houston por 5-1 para conseguir el pase a su primer Serie Mundial en 44 años de historia.

El trabajo de Oswalt, de 28 años, le hizo merecedor a ser nombrado como el ganador del premio de Jugador Más Valioso (MVP) de la serie.

"Me siento inmensamente feliz por el triunfo y porque al final nuestro esfuerzo se vio compensando", declaró Oswalt. "A pesar de haber perdido el quinto partido con el jonrón milagroso de Albert Pujols, nunca perdimos la confianza y sabíamos que podíamos ganar de nuevo en San Luis".

Oswalt (2-0), como había hecho en el segundo partido de la serie disputado en el Busch Stadium y que también ganaron los Astros por 4-1, silenció con su recta y cambios de velocidad al bateo de los Cardenales que nada pudieron hacer por superarlo.

"Desde que salimos de Houston para enfrentar a San Luis en el sexto juego, me sentía seguro de salir con la victoria y llevar a los Astros a la gran final", dijo Oswalt después del partido.

El lanzador, con la victoria, se convirtió en el primero en derrotar dos veces a los Cardenales en postemporada desde que lograra la hazaña el zurdo Mike Hampton, de los Mets de Nueva York, en el 2000.

"Es un gran triunfo el que conseguimos, para la organización, para el equipo, para toda la ciudad de Houston", dijo Oswalt, que queda con marca de 2-0 y 1.29 de promedio de efectividad.

El abridor comentó que la derrota del lunes pasado no afectó su concentración para el sexto juego. "Eso es historia, todo el equipo sabíamos que ganaríamos el título de la Nacional en el sexto o en el séptimo".

Oswalt, que por segunda año consecutivo logró 20 triunfos en la competición de la temporada regular, se hizo acreedor al nombramiento por su labor de siete episodios sobre el montículo, en los que permitió sólo tres imparables y una carrera, cedió una base por bolas y retiró a seis por la vía del ponche.

El nuevo ganador del premio MVP hizo 118 lanzamientos con 77 que fueron buenos en la zona del strike, ante 27 bateadores, para acreditarse una victoria que ya forma parte de la historia de los Astros y del béisbol de las Grandes Ligas.EFE