Papa ordena publicar propuestas, en las que se subraya celibato

Por sábado 22 de octubre, 2005

Ciudad del Vaticano, 22 oct (EFE).- Por deseo de Benedicto XVI, el Vaticano publicó las 50 propuestas aprobadas en el Sínodo de Obispos, en las que se subraya el celibato y se invita a los prelados a ejercer la fortaleza y la prudencia a la hora de enjuiciar a los políticos que apoyen leyes inicuas. Las asambleas sinodales concluyen con la aprobación de una serie de propuestas que los obispos trasladan al Pap.

El Papa se sirve de estas propuestas para preparar la Exhortación Apostólica, el documento con el que oficialmente se cierra el Sínodo.

Hasta ahora las propuestas de los 21 sínodos celebrados se mantuvieron en secreto, con la excepción de las de la asamblea celebrada en 1984, que fueron hechas públicas por orden de Juan Pablo II.

Se mantenían así para evitar que confrontando las propuestas y la Exhortación Apostólica se vieran diferencias de opinión entre los obispos y el Papa.

Joseph Ratzinger ha querido que las aprobadas por los 256 obispos que han asistido a su primer sínodo como Papa -dedicado a la Eucaristía- se conozcan, destacándose en el texto la validez de la reforma litúrgica del Concilio Vaticano II, a pesar de algunos abusos.

En las propuestas, los prelados han subrayado la importancia "inestimable" del celibato en la iglesia latina y tras conocer la situación en las iglesias orientales, donde los sacerdotes pueden casarse, han considerado que la eventualidad de permitir el matrimonio a los curas de rito latino "es un camino que no se puede recorrer".

Otra propuesta trata sobre la coherencia eucarística de los políticos y legisladores católicos y subraya "la grave responsabilidad" en que caen al apoyar leyes "inicuas".

"No existe coherencia eucarística cuando se promueven leyes que van contra el bien integral el hombre, contra la justicia y el derecho natural. No se puede separar la opción privada y la pública, poniéndose en contradicción con la ley de Dios", aprobaron los prelados.

No obstante, dejan un margen e invitan a los obispos a ejercer las virtudes de la fortaleza y la prudencia, "teniendo en cuenta las situaciones locales concretas", a la hora de enjuiciar a un político que se encuentre en esa situación.

Los obispos consideran que la Eucaristía es un don y que los fieles tienen derecho a recibirla, siempre que no hayan cometido algún daño que lo impida, y abogan por promover la Adoración Eucarística, que había caído algo en desuso en los últimos años.

El Sínodo recomienda vivamente a los obispos que no permitan en sus diócesis el recurso a las absoluciones colectivas. Los prelados señalan la necesidad de descubrir de nuevo el sacramento de la reconciliación y el sentido del pecado, que, denunciaron, se ha perdido en la sociedad actual.

Las propuestas también subrayan la indisolubilidad del matrimonio y respecto a los católicos divorciados nuevamente casados los prelados reafirman que "no pueden ser admitidos a la comunión", ya que se encuentran "en condiciones de objetivo contraste con la Palabra del Señor".

La normativa actual contempla que sólo pueden comulgar si no mantienen relaciones con la pareja actual y en ese caso se le aconseja que lo haga con discreción, acudiendo a un templo donde no se le conozca, para evitar que alguien pueda escandalizarse.

Los prelados señalan que el único camino es la nulidad, pero advierten a los tribunales eclesiásticos de la necesidad de actuar de manera correcta y profunda.

También abogan por una seria formación de los novios y la verificación de que están convencidos del paso que va a dar.

"Se pide a los obispos y sacerdotes el coraje de un serio discernimiento para evitar que impulsos emotivos o razones superficiales conduzcan a los novios a asumir una gran responsabilidad que no sabrán mantener", afirma la propuesta 40.

En otra propuesta se rechaza la poligamia y se exige a los polígamos que se casan con católicos que renuncien a esa situación.

Se pide a los sacerdotes que mejoren las homilías y se subraya que el rito de la paz cuando se prolonga más tiempo del debido causa confusión durante la misa.

A este respecto los obispos proponen al Papa que valore si no sería conveniente cambiarlo a otro momento de la misa.

Se propone una mayor promoción de la inculturación (echar mano a elementos de las culturas indígenas para anunciar el Evangelio), se aboga por colocar el Sagrario en la zona más importante de la Iglesia y poner el arte y la belleza al servicio de la Eucaristía.

También recomiendan la genuflexión ante la Hostia, el uso del latín en las misas internacionales y se rechaza la intercomunión con cristianos no católicos.

El Sínodo será clausurado mañana domingo, por Benedicto XVI.