Parodiando a Lennon

Por Carlos Luis Baron martes 11 de septiembre, 2012

Pienso, sueño, imagino un mundo donde todos seamos hermanos, no existan fronteras, donde podamos compartir todo lo que ayude a la unión y al amor. Un mundo donde no existan odios ni prejuicios y podamos disfrutar de la diversidad cultural de los pueblos del planeta. Imagino, sueño y anhelo llegue el día donde las guerras sean sólo un mal recuerdo olvidado, las heridas no existan y tampoco las diferencias, las discriminaciones ni las religiones que separen.

Ese día, imagino que nosotros los humanos, ya habremos vencido al hambre y las enfermedades, producto de la falta de equidad, la ciencia será neutral y servirá sin distinción ni precio a todos por igual. Podremos ir distraídos por el mundo sin correr peligro.

La tierra por fin será ese paraíso, prometido por tantos dioses en el pasado, donde el respeto no tendrá que exigirse y la alegría será lo cotidiano. La pesadilla del mundo de hoy habrá desaparecido, también el rencor y la propiedad privada, la ambición ya no tendrá sentido, sólo el amor y tu mirada valdrán la pena.

Sé que sólo es un sueño, no me engaño ni los quiero engañar, es el mismo sueño de ayer y siempre pero, ¿acaso puede ser posible? Piénsenlo bien, ahora el planeta es una aldea global. Este sueño que parece imposible, puede ser en este tiempo, más fácil de lo que creen…