Partidos, elecciones y lucha de clases en el exterior

Por Carlos Luis Baron viernes 8 de junio, 2012

Lo primero que debemos decir es que nuestro propósito aquí no es presentarles un estudio a fondo de la formación social de los dominicanos que vivimos en el exterior – el mismo será necesario hacerlo con rigor científico para elaborar una agenta del estado dominicano para con esas comunidades – es una invitación a la reflexión frente a lo que sucedió en las elecciones pasadas, las cuales mostraron un balance digno de mucha atención, sobre todo si sabemos que ya esas regiones representan la 5ta. Parte en importancia electoral del país, un 5% igual a 325 mil 952 votantes, y se espera que para las próximas elecciones serán mas de medio millón.

Damos por sentado y ampliamente conocido las cifras estadísticas de lo que paso en esa provincia del exterior, pero lo que no es debidamente del dominio público son los motivos que hicieron que allí hubiese una abstención del orden del mas del 55%, y con especialidad el que el PLD descendiera en la circunscripción no.1 a memos del 34%, después de haber alcanzado más del 74% en el 2004, y alrededor del 57% en las elecciones del 2008.

Descubrir y explicar cuales fueron esos motivos, lo que no se ven a simple vista, han de ser la tarea principal para implementar los correctivos de lugar, pero con criterios científicos e independientes, lo cual es lo más difícil del tema, tomando en consideración los factores involucrados y sus intereses.

¿Cuales son esos motivos? ¿Cuales son esos factores e intereses?

Desde nuestro punto de vista son varias las razones, sin embargo nos limitaremos a citar alguno de ellos en esta parte y que mas adelante explicaremos: 1ro., el desconocimiento a nivel partidario – es la más importante – de la existencia actual de una sociedad de transmigrantes (transnacionales) dominante muy distinta a la que sirve de base (ficticia) a los "programas" de los partidos políticos (Diásporas); 2do., deterioro progresivo de la institucionalidad de los partidos; 3ro., muy mala imagen del papel de los funcionarios gubernamentales – de todos los partidos– que se transfiere de manera automatica al sistema partidario generando una creciente y gran abstencion en los procesos electorales; 4to., entre otros, la falta de gerencia política en los equipos de campanas de esos partidos secuela, en el caso del exterior, de la desconexión con los métodos de trabajar en equipo y de priorizar los vínculos personales en detrimento de la profesionalidad y experiencias acumuladas en el trabajo político.

Los quipos de campana no fueron capaces, exceptuando el Sector Externo de New York, de entender la importancia del discurso de sus candidatos, ese fue el caso del PLD, y difundirlo como herramienta decisiva del proceso. Las propuestas o ofertas que se les hicieron a las comunidades del Exterior, aparte de que no fueron difundidas apropiadamente, no fueron las más adecuadas, excluyente, al tipo de sociedad a que nos vamos a referir más adelante.

Se me acabo el tiempo, y seguiremos conversando sobre este tema en nuestra segunda entrega.