Pasado, presente y futuro del PRSC

Por Carlos Luis Baron lunes 14 de mayo, 2012

A solo 6 días de las elecciones del 20 de este mes, ya el pueblo dominicano tomó la decisión de que Danilo y Margarita ganen en primera vuelta.

Todas las encuestas los presentan como los seguros ganadores, razón por la cual ya a los reformistas como al PLD y a todos los partidos de la Concertación Patriótica Nacional, solo nos queda prepararnos para asegurar el triunfo del próximo domingo.

Con esta victoria, el PRSC revivirá el pasado de gloria y éxitos al que nos acostumbró Joaquín Balaguer y traerá a nuestras memorias las innumerables celebraciones que hacíamos tras ganar los procesos electorales.

Ese pasado de éxito hace renacer el entusiasmo de los reformistas que vivimos esos momentos gloriosos y trae de nuevo al partido a todos los reformistas-balagueristas que, por diferentes razones, se habían alejado del seno de nuestra organización.

Al mismo tiempo, como consecuencia de ese renacer, el PRSC se encuentra en un presente esplendoroso que marca el camino a seguir en lo adelante. El entusiasmo desbordante de nuestros miembros se refleja día a día en todas las actividades que se realizan a nivel nacional.

En cada campo, paraje, pueblo, ciudad o región de la República Dominicana, se nota una presencia reformista que puede igualarse con los mejores tiempos del pasado.

Ya no hay ninguna duda, el PRSC se ha levantado del sueño que le tenía estancado y está listo, en el presente, para salir fortalecido de las elecciones y dar el triunfo a nuestros candidatos.

Ahora nos queda prepararnos para el futuro inmediato, así como el de mediano y largo plazo.

En el futuro inmediato, desde el mismo 21 de mayo o quizás antes, el PRSC debe hacer una profilaxis e iniciar un proceso de limpieza interna que deje fuera de sus filas, con sustituciones específicas, a todos los que nos hoy traicionan mandando a votar por otro color diferente al del gallo colorao.

En el futuro de mediano plazo, entiéndase, en los próximos dos años, tenemos que realizar un intenso trabajo de reorganización y fortalecimiento dirigencial en todo el sentido de la palabra, que nos permita prepararnos para el futuro de largo plazo, en el que las nuevas generaciones de reformistas, unidas a la reintegración total de las pasadas, lleve el partido de nuevo al sitial que ocupó en los mejores tiempos de Balaguer y, en el 2016, llenemos de reformistas las curules de las Cámaras de Senadores y Diputados, tengamos muchos Alcaldes, vice-alcaldesas y regidores y también podamos competir para tener otro presidente colorao en el Palacio nacional.

Adelante reformistas, a paso de vencedores.