Paso fronterizo de Rafah se abre oficialmente bajo control de ANP

Por viernes 25 de noviembre, 2005

Paso de Rafah (Gaza), 25 nov (EFE).- El presidente palestino, Mahmud Abás, inauguró el paso fronterizo de Rafah, a partir de esta tarde oficialmente bajo el control de la Autoridad Nacional Palestina (ANP). Abás calificó la apertura de "un pequeño sueño, un sueño inicial, pero un sueño, que nos veamos delante del paso de Rafah, celebrando su apertura, libres entre nosotros y nuestros hermanos en Egipto".

"No vemos hoy quien obstaculice nuestra salida o entrada y nos humille, ni las colas de espera de semanas e incluso meses" que existían cuando los israelíes controlaban el paso, agregó antes de proceder a cortar un cinta en la terminal fronteriza y que un funcionario de fronteras sellara un papel que el presidente le presentó simbólicamente.

Abás subrayó que seguirá a esta apertura la aplicación de los acuerdos con respecto a la construcción del puerto marítimo de Gaza, y a los cambios en el paso de mercancías de Karni y de pasajeros de Erez, ambos en Gaza, antes de llegar a reabrir la carretera para palestinos que comunica Gaza y Cisjordania.

Y agregó que "Gaza no es primera y última, es primera pero hay pasos que continuarán en Cisjordania".

El presidente palestino pronunció estas palabras ante cientos de personas en una ceremonia cerrada al público a la que asistieron entre otros el jefe de los servicios secretos egipcios, Omar Suleiman y el representante de la Unión Europea (UE) en Oriente Medio, Mark Otte.

Asimismo, hoy llegaron al paso fronterizo, entre la franja de Gaza y Egipto, una veintena de agentes de la policía de Dinamarca, Rumanía e Italia para comenzar su misión de supervisión bajo el mando del general carabinieri Pietro Pistolesse.

Se espera que en las próximas semanas lleguen también agentes de España, Portugal, Suecia y Finlandia y que el número de observadores de la UE en el paso fronterizo alcance los setenta antes del comienzo de peregrinaje a La Meca, dentro de más o menos un mes.

La apertura del paso fronterizo hoy es el resultado de meses de negociaciones llevadas a cabo con las autoridades israelíes por la UE y el representante del Cuarteto (Estados Unidos, Rusia, la UE y la ONU), James Wolfensohn, y que sólo llegaron a su fin tras la intervención personal de la secretaria de Estado de EE.UU., Condoleezza Rice, a principios de este mes.

Según el acuerdo, el paso fronterizo será controlado por la Autoridad Nacional Palestina (ANP) bajo la supervisión de observadores de la UE.

Los israelíes permanecerán en un centro de operaciones en Kerem Shalom, vecino a la franja de Gaza, donde recibirán, junto con representantes de la UE y de la ANP, imágenes en directo de los viajeros que pasan por la terminal.

Entre otras cosas, en Kerem Shalom podrán ver la cara de los viajeros cuando presentan su documento de identidad ante un funcionario de fronteras y los datos que éste introduce en su base de datos.

Nominalmente los israelíes no tienen derecho a vetar el paso de nadie y la ANP tiene la última palabra.

De hecho, en los casos de individuos que Israel considera peligrosos buscará la manera de presionar a la UE y a la ANP, en negociaciones ad hoc entre las tres partes o por otros medios, para impedir que entren o salgan de la franja de Gaza.

A partir de mañana el paso estará abierto doce horas al día y dentro de un mes podría permanecer abierto las 24 horas.

Se espera que la apertura del paso fronterizo de Rafah ayude a reavivar la economía palestina, lo que se ha convertido en una prioridad para los más de 1,3 millones de palestinos que residen en la franja de Gaza.

No obstante, tanto Abás como Otte subrayaron que más allá de la importancia de la apertura de Rafah para ejecutar proyectos económicos, está la necesidad básica de la libertad de movimientos.

La apertura de la frontera, entre la franja de Gaza y Egipto, "es un enorme paso adelante, por la libertad del pueblo palestino, la libertad de movimiento, de ir y volver, de visitar a la familia, recibir tratamiento médico, estudiar fuera. Es tan importante como el pan y el agua para la existencia de la gente", dijo Otte. EFE