Peledeístas de Nueva York dicen dirección del partido “es ilegítima”

Por martes 4 de octubre, 2005

NUEVA YORK._ Dirigentes locales del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) en esta ciudad cuestionaron la legalidad de la dirección de la entidad y alegaron que los órganos de dirección escogidos en el Séptimo Congreso, son “ilegítimos”.

En un documento en el que piden anonimato enviado por e-mail a la redacción de EL NUEVO DIARIO, acusan también al presidente Leonel Fernández de haber descuidado al partido, para dedicarse a dirigir tanto la presidencia del país, como la de la Fundación Global Democracia y Desarrollo (FUNGLODE).

“El PLD ha venido trillando el camino del fracaso como institución y todo a partir del Sexto Congreso Ordinario, donde se adoptaron resoluciones que lejos de buscarles soluciones de carácter funcionales, vinieron a darles solución a proyectos personales fomentados por algunos lideres, con la marcada intención de terminar con la vida institucional”, añaden los denunciantes.

Los quejosos, entre los que algunos funcionarios del gobierno, exponen en la misiva que “el PLD fue creado por el político más íntegro que haya dado nuestro suelo patrio para diferenciarse de los demás, pero en este momento, los proyectos personales, envuelven a toda la plana mayor de la organización”.

Aducen que cuando un dirigente o militante es removido o cancelado de un puesto en el gobierno, los demás celebran la decisión con euforia, aunque dicen aceptar que todos tienen el derecho de servir desde puestos del estado.

“El más comprometido de todos es el presidente Leonel Fernández, puesto que ha permitido que bajo su dirección, ocurran todo tipo de distorsiones en el buen desempeño del partido como institución, pero entendemos que es normal que tenga que actuar así, con una actitud de poco interés y descuido, porque las otras presidencias, le absorben la mayor parte del tiempo”, sostiene el texto.

“Pero el partido está pagando por ello”, enfatizan. Consideran como una “imprudencia” la celebración del Séptimo Congreso, porque “montar un evento de esa naturaleza por parte de un partido que acababa de tomar un gobierno para dirigir un país al que sus propios dirigentes definieron al borde de un colapso, era una aventura en la cual no se debía embarcar nadie”.

Acusan a dirigentes enquistados en el poder de haber aprovechado sus posiciones para utilizar el tráfico de influencias, incidiendo en los resultados internos. “El partido no estaba preparado para asistir a un evento de esa magnitud”, añaden los denunciantes.

“Pero sucedió que uno de esos proyectos personales que se anidan en el seno del partido, entendió que se tenían todos los cabos atados, para que en ese congreso saliera beneficiado”, apuntan los dirigentes morados.

Dicen que a consecuencia de esa ambición, los resultados han sido tan negativos, “que hoy, ese congreso, ha sido el más cuestionado en la historia del PLD”.

Entre lo “negativo” citan como ejemplos el que el Comité Político haya tenido que buscar mecanismos legales para poder resolver situaciones complicadas de dirección, como es posponer elecciones medias, municipales y provinciales, además de la plenaria del mismo congreso.

Concluyen diciendo que uno de los mecanismos de dirección más afectados son las seccionales, porque hasta ahora el ordenamiento organizativo de las mismas, no se ha podido realizar, por lo que en el exterior, el PLD carece de direcciones legales, para ejecutar sus trabajos como partes importantes del partido.

El Comité Político decidió durante su conferencia de 90 días, en el caso de Nueva York, dar autoridad al ex cónsul José Fernández, para que siga ejerciendo la presidencia del PLD hasta mayo del 2006, mientras se organiza un evento en el que se escoja un nuevo dirigente para la posición.