¿Película, o realidad?

Por Carlos Luis Baron miércoles 27 de junio, 2012

Que atracaron a fulano, que mataron a un padre con su dos hijos y esposa, que machetearon a uno, que balearon a otro, que asesinaron a cinco personas, que asaltaron a fulana, que se robaron un puente, que atracaron un banco, que hay mucho feminicidio, que la gente no puede salir a las calles, que la gente no puede dormir debido a los altos ruidos. Es una locura, es como si fuera una película, y solo creemos esta realidad cuando su onda expansiva toca a nuestra familia.

El sábado 9 de junio, se presentó un lebrón frente a mi cama con un bate en las manos a las 2:00 de la mañana, y no mató a mi esposa, a mi niña de 14 años y a mí, gracias a la divina providencia. Esto que escribo aquí no es nada, porque la sensibilidad y la capacidad de asombro de todos los dominicanos se ha desvanecido, no porque queremos, sino, porque estamos condicionados a ver estos acontecimientos como parte de una película.

La 3ra. Ley de Newton dice: “una acción trae una reacción inversamente proporcional a la acción misma. Ejemplo: si un cuerpo A ejerce una acción sobre otro cuerpo B, éste realiza sobre A otra acción igual y en sentido contrario.

Si las autoridades que elije el pueblo solo se llena los bolsillos, y no realiza proyectos de desarrollo que dinamicen la economía con fuentes de empleo en las diferentes comunidades, entonces esa población en constante crecimiento, con necesidades de alimentos, ropa, educación, salud, energía eléctrica y demás, convulsionará y traerá todos estos problemas a nuestro país.

En definitiva, el pueblo debe organizarse y tomar esto muy en serio y exigir a las personas que pretendan ser: Ministro/a, Senador, Síndico, Diputado, etc. de una provincia, municipio o del país, que hagan su trabajo. Primero: Estos deben de Presentar un proyecto de desarrollo a través de los medios de comunicación, de soluciones a los principales problemas de esa comunidad y así desarrollar proyectos que proporcionen empleos. Segundo: en caso de que la persona que aspira a un cargo, sea elegida, la comunidad deberá hacer una tribuna democrática a los fines de que las diferentes autoridades expliquen a los comunitarios, en que etapa de desarrollo está el proyecto que prometió; y si a los dos años ese individuo no hace nada, la comunidad debe tener algún mecanismo legal de hacer que este inepto sea destituido por otra persona de su partido, que tenga las condiciones necesarias y que sepa que de no hacer nada la comunidad tomará las medida de lugar. Creo que debe de existir algún mecanismo que haga que la eficiencia y la eficacia estén estrechamente relacionadas y que la manera mañosa, cavernaria y deshonesta de hacer política sea desterrada del modus operandis de nuestros políticos. Cuando usan a infelices para darle quinientos (RD$500.00) pesos, y así mantenerse en un cargo de tanta responsabilidad como es la de servir al pueblo.

Es hora de que el pueblo pase balance y pregunte a los políticos de Azua, por ejemplo: ¿Dónde están las fuentes de trabajo que a través de su gestión lograron las pasadas y presentes autoridades desde el 1980 hasta la fecha.

Cuántos jóvenes en edad productivos pueden ir a trabajar a uno de los proyectos realizado por un senador, un diputado o un síndico de esta ciudad. Y la respuesta es ninguno. Esto significa que debe haber un cambio y el pueblo debe comenzar a tomar conciencia y salir al frente de ésta situación, debe ponerse ejemplo aquí en Azua, de que nadie debe de aspirar a ningún cargo si no va a trabajar, que este pueblo no aguanta más. Necesitamos fuentes de empleos para disminuir la delincuencia y mejorar la educación para salir de la inconsciencia colectiva. Todos juntos con Danilo digamos junto con él: “Hacer lo que nunca se hizo”, y lo aremos con Dios delante.

Agustine Og Mandino, dijo: “El factor determinante para que nuestra vida sea un paraíso o un infierno, es siempre nuestra actitud ante las cosas. Nuestra actitud es la fuerza motriz más importante en todos nosotros, seamos conquistadores o fracasados”.