Pensando como político

Por Carlos Luis Baron jueves 2 de febrero, 2012

Un dirigente que se precie de ser lo no abandona sus seguidores,no permite que nadie en su entorno confunda las diferencias políticas con problemas personales ni deja de lado las responsabilidades con traidas dentro y fuera de su parti do.

Un dirigente,acabado no hecho a la carrera,no irrespeta ni ofende,no le miente a los suyos,pero mucho menos deja de ser y pensar día a día como político.

El trabajo realizado que con mayor facilidad se va por la borda es pre cisamente el político porque urge y reclama atención diaria,pensami ento unido a la acción que deje cla ro el país y los suyos pueden contar con el en momentos y circu nstancias en que debe ser sino el salvador de situaciones,por lo menos el de visión mas clara y objetiva,porque se debe aprender a sumar,pero igual a mantener las cuentas,los apoyos y crear las situ aciones,en esto nuestros partidos andan huérfanos porque como en muchos aspectos de la vida nacio nal la condición de dirigente se ha cualquier izado,y actúan sobreente ndiendo que ellos tienen siempre la razon y que no deben respetar al seguidor o a las bases porque siempre pueden volver a engañalos.

El que no es buen amigo,ni es sin cero,ni habla verdad,ni responde y se solidariza,puede ser un político del patio,pero a la corta o la larga sera expulsado del favor y del voto de las mayorías.

El que piensa solamente en el y sus mas allegados,y en las necesi dades de sus adlateres no genera accionar político,no piensa como tal,no es fiables,y siempre termina en el olvido del pueblo sometido a ser un ente social que pudo haber sido,pero que su incapacidad de sumar voluntades, de renuncia al yoismo,su poco deseo de mantener lealtades reales y no de politiqueros y busca cuartos,lo dejaron como lo que siempre quiso ser,un hombre con sus necesidades cubiertas,nunca un dirigente político con deseo y vocacion de servicio!