Pettitte y Carpenter serán los abridores de la gran “revancha”

Por lunes 10 de octubre, 2005

Houston (EEUU), (EFE).- Los Astros de Houston habían pensado, inicialmente, mandar a Roger Clemens a la loma para abrir ante los Cardenales de San Luis en el primer partido de la serie por el título de la Liga Nacional.

Pero su actuación histórica del domingo le forzó a descansar y será Andy Pettitte, otro de sus lanzadores estelares, en la rotación de los Astros quien ocupe su lugar.

El zurdo Pettitte (17-9 y 2.39 de efectividad) deberá enfrentar en el montículo a Chris Carpenter (21-5 y 2.83 de promedio en la loma), quien saldrá por los Cardenales.

Los Astros iniciarán la serie al mejor de siete por el título de la Nacional, con su equipo de lanzadores cansados, después de que el domingo jugaron 18 episodios en casi seis horas y usaron a ocho serpentineros para adjudicarse el título divisional al vencer 7-6 a los Bravos de Atlanta y ganar la serie por 3-1 al mejor de cinco.

Los únicos dos lanzadores que no participaron en el partido del domingo fueron Pettitte y Roy Oswalt.

Aun cuando todavía no es oficial, los Astros pueden contar con Clemens y Oswalt para los juegos dos y tres contra los Cardenales.

Houston deberá enfrentar nuevamente a los Cardenales en la serie de Liga, después de que el año pasado jugaron por ese mismo título y perdieron en el séptimo y último juego, y no pudieron pasar a su primera Serie Mundial al perder el banderín del viejo circuito por 4-3.

"Ahora tenemos otra oportunidad de pasar, y será nuevamente ante los Cardenales, esas oportunidades se dan pocas veces en la carrera de un jugador", dijo el segunda base de los Astros, Craig Biggio.

Los Astros se encuentran en la postemporada por novena ocasión, y es la segunda en que se encuentran más cerca de la Serie Mundial.

Parecía que Houston no pasaría a la postemporada después de que en mayo se encontraban con marca de 15-30, pero el resto del camino logró marca de 74-43 para capturar el comodín de la Nacional el último día de la temporada regular para convertirse en el primer equipo desde que los Bravos de Boston en 1914 llegaron a los "playoffs" después de estar 15 partidos por debajo del porcentaje de .500.

Mientras, el entrenador de los Cardenales, Tony La Russa, centró su atención en jugar ante los Padres de San Diego, a quienes "barrieron" en tres juegos en la serie divisional, pero confirmó a Carpenter como el abridor del primer partido ante los Astros.

"Creo que ahora es nuestro momento", dijo La Russa después de que su equipo venció 7-4 a los Padres, el sábado, y aseguró su pase a la lucha por el título de Liga.

La Russa dijo que esperan ser unos buenos anfitriones de los Astros, en el "Busch Stadium", pero que obviamente harán los posible por vencerlos.

Para ello sacará al montículo a Carpenter, quien ganó el primer partido de la serie divisional ante los Padres, en seis episodios. Los Cardenales vencieron 8-5, aunque Carpenter sufrió una ligera deshidratación.

Los Cardenales pasaron sobre San Diego y avancaron a la serie de Liga por segunda temporada consecutiva y cuarta en los últimos seis años.

Su cuadro de lanzadores resulto tan bueno, que no pensaron en recurrir a Jeff Suppan, ganador de 16 partidos de temporada regular, o a Jason Marquis, que se adjudicó 13 triunfos.

Los Cardenales han sido considerados prácticamente desde inicio d temporada, serios contendientes al título, y estos últimos lanzadores desean un anillo de Serie Mundia. Actualmente sólo dos jugadores de San Luis, lo poseen: Reggie Sanders, que lo ganó con los Cascabeles de Arizona, en el 2001, y David Eckstein, que se adjudicó uno con los Angelinos de Anaheim, en el 2002.

La Russa dijo que "tenemos un equipo con amplias posibilidades de ganar el título, aunque primero debemos pasar sobre los Astros".

Por el momento, los Cardenales sumarán tres días de descanso para enfrentar el primer juego de la serie, mientras que los Astros contarán con dos.

El primer partido entre San Luis y Houston se llevará a cabo en el "Busch Stadium" de los Cardenales, el miércoles, cuando la serie por la Nacional se juegue exactamente como hace un año, con los mismos contendientes.EF