Pina Toribio y la campaña sucia

Por Carlos Luis Baron viernes 24 de febrero, 2012

Cuando el hijo del hombre fue llevado ante Pilato y sometido a un interrogatorio de alta categoría histórica para la humanidad, Jesús le dijo al procurador romano que había traído la VERDAD, y Pilato, ante la deslumbrante personalidad de su interpelado, sólo atinó a decir: ¿ Qué es la verdad ?, pero no tuvo el valor para esperar la respuesta. Pues, para sorpresas de muchos, ante los escándalos de corrupción que enfrenta el gobierno y dicho con más propiedad, después de la denuncia que hiciera el abogado de Santiago Marcos Martinez, sobre una supuesta cuenta millonaria de la primera dama, Doña Margarita Cedeño de Fernández, en un banco de Dinamarca, el ministro de la presidencia, César Pina Toribio, sin presentar ninguna prueba, acusa al PRD de desatar una campaña sucia contra el PLD y sus candidatos.

Si nos acogemos al hecho, de que el concepto de campaña sucia, esta indisolublemente ligado al de la inmoralidad, tendríamos que hacer un poco de historia y formularle algunas preguntas al ministro de la presidencia, con el riesgo, de que al igual que Pilato, le falte valor para responder.

En el 2003, fue el PLD, quien inició un plan maestro de manipulación mediática, conocido como la bola rápida. Dicho plan consistía, en obtener respuestas deseadas en cadenas, partiendo de ciertos mensajes esteriotipados. Y así, lograron desprestigiar al presidente Hipólito Mejía y presentarlo ante la opinión pública, como el ser humano más incapaz. ¿ No fue esto, acaso una campaña sucia e inmoral?

El concepto de moralidad, siempre será preferible asumirlo en términos sociales, pues fue ante la sociedad dominicana, que el PLD, denunció los 300 millonarios del Partido Reformista y luego los abrazó en un pacto, llamado patriótico. ¿ Pragmatismo o inmoralidad?

El Partido Revolucionario Dominicano, siempre ha tenido el valor de hacer sus denuncias de frente, con responsabilidad y de hecho ha denunciado todas las bellaquerías económicas del gobierno morado. Pero acusarlo de hacer campaña sucia, ante la denuncia de Marcos Martinez, es un chiste de mal gusto y por demás inaceptable.

Pienso que ciertamente, el uso de las mentiras, forman parte de las campañas sucias, y en ese sentido, el PLD le ha mentido al pueblo sobre la ley de partidos, el 4% para la educación, el rompimiento con el F.M.I. y el uso abusivo de los recursos del Estado en esta campaña política. ¿ Quién fomenta la campaña sucia pues, señor ministro?.

EL AUTOR ES POLITOLOGO