Pinochet, arrestado, recibe saludos “humanos” en su 90 cumpleaños

Por viernes 25 de noviembre, 2005

Santiago de Chile, 25 nov (EFE).- Augusto Pinochet cumplió hoy 90 años bajo arresto, procesado y abandonado, en plena campaña electoral, por la mayoría de quienes lo adulaban y le prometían lealtad eterna cuando en Chile "no se movía una hoja" sin que él lo supiera.

En contraste con las celebraciones de antaño, con banquetes, artistas, besamanos y bulliciosas bandas militares que le dedicaban sus marchas favoritas, la de hoy ha sido discreta, con pocos visitantes de renombre que recalcaron el carácter "humano" de sus saludos, además de un centenar de adeptos.

En la víspera, el general retirado Guillermo Garín, portavoz de la familia, había anunciado la suspensión del festejo, "por una mínima cuestión de sentido común", en alusión a la situación judicial que afronta el ex gobernante.

Pinochet fue procesado ayer, jueves, por el juez Víctor Montiglio como autor de seis secuestros calificados en el juicio por la "Operación Colombo", montada en 1975 para encubrir la desaparición de 119 opositores.

Montiglio ordenó además el arresto domiciliario del ex dictador (1973-1990), un par de horas después de que la Corte de Apelaciones le concediera la libertad provisional en el juicio que lleva el juez Carlos Cerda respecto del origen de su fortuna.

En la víspera, Cerda le había procesado por evasión tributaria, falsificación de instrumento público, falsificación de pasaportes y omisión de bienes en declaración jurada, en el marco de la investigación abierta tras el descubrimiento de las cuentas secretas que mantenía en bancos de EEUU y otros países.

Los principales ausentes de hoy fueron los políticos que otrora apoyaron su régimen, enfrascados en la campaña de las elecciones presidenciales y parlamentarias del próximo 11 de diciembre.

Entre esos ausentes destacaron Joaquín Lavín, candidato presidencial de la Unión Demócrata Independiente (UDI) y el presidente del Senado, Sergio Romero, del partido Renovación Nacional (RN).

"No voy a ir, no quiero, qué lata", comentó el ex senador de RN Ignacio Pérez Walker, mientras el diputado de la UDI Claudio Alvarado aseguró que "ni siquiera sabía que estaba de cumpleaños".

Una de las excepciones fue el diputado de la UDI Iván Moreira, para quien "nadie va a cambiar la historia, porque hay un pasado bueno. Mi regalo para él es mi eterna lealtad", afirmó.

El actual jefe del Ejército, Juan Emilio Cheyre, visitó a Pinochet durante 30 minutos junto con su esposa, Isabel Forestier.

Más tarde, Cheyre dijo que su visita tuvo un carácter "netamente humano" y pidió a los periodistas no sacar otras conclusiones.

"He visitado a un anciano de 90 años, ex comandante en jefe de ejército, que vive una situación muy especial, ésa es una actitud humana", dijo.

"Respecto de sus situaciones procesales, que se basan en presunciones, son los tribunales y sólo los tribunales quienes deben pronunciarse; a la Justicia todos debemos someternos, eso sí con el debido proceso", añadió.

E ex jefe de la Marina y actual senador designado, Jorge Martínez Busch, afirmó que la situación de Pinochet es producto de "una persecución política".

Por su parte, el general retirado Luis Cortés Villa, directivo de la "Fundación Augusto Pinochet" catalogó en "tres grupos" la actitud de los antiguos colaboradores del ex gobernante.

"Hay tres grupos de personas que hacen los saludos: los miles que lo quieren, los que dicen que lo van a saludar y no lo hacen, y los que vienen por el 'qué dirán' para que no digan que lo han abandonado" comentó.

"Cada uno se encasilla donde mejor le corresponda. ¿Los que no vienen? Es problema de cada uno. La historia juzgará respecto de lo mucho o poco que hemos estado al lado de él", concluyó.

También llegaron al lugar unos 100 seguidores con pancartas y fotos de Pinochet, que cantaron el himno nacional, mientras siete jóvenes cantaron el "Cumpleaños feliz" en alemán, "por darnos un gusto", según explicó uno de ellos.

Un grupo de mariachis le dedicó "El Rey", la canción favorita del ex gobernante, en un ambiente enturbiado por agresiones verbales de los partidarios de Pinochet contra periodistas y fotógrafos.

Con todo, atrás quedaron los cumpleaños en que Pinochet recibía saludos como "ningún chileno patriota y de espíritu democrático dejaría de reconocerlo como el estadista que forjó el Chile del futuro" (Carlos Cáceres, ministro del interior, 1988).

También, a la sombra de su procesamiento por corrupción, nadie quiere recordar las palabras del propio Pinochet en 1975.

"Este es un gobierno honorable. Por eso es que el pueblo nos apoya. Y cuando yo tenga que irme, llegaré hasta la notaría y retiraré mi sobre con mis haberes, nada más. Incluso, a lo mejor me voy con menos de lo que tenía cuando asumí este cargo", aifrmó entonces el ahora procesado y nonagenario general. EFE