Pinochet procesado por crímenes de la “Operación Colombo”

Por jueves 24 de noviembre, 2005

Santiago de Chile, 24 nov (EFE).- El ex dictador chileno Augusto Pinchet fue procesado hoy, jueves, por su responsabilidad en la desaparición de tres víctimas de la llamada "Operación Colombo", informaron fuentes judiciales. La resolución fue dictada por el juez Víctor Montiglio, que tiene a su cargo el juicio acerca de la citada operación, que fue un montaje de la DINA, la policía secreta de la dictadura, para encubrir en 1975 la desaparición de 119 opositores.

Montiglio, que decidió notificar personalmente a Pinochet el nuevo procesamiento, ordenó además el arresto domiciliario del ex dictador.

El dictamen se suma al procesamiento dictado ayer, miércoles, contra el ex gobernante (1973-1990) por el juez Carlos Cerda, por cuatro delitos de corrupción, derivados del descubrimiento de sus millonarias cuentas secretas en el exterior.

El arresto ordenado por Montiglio anula la libertad provisional que el juez Cerda le había otorgado a Pinochet, ratificada hoy por la Corte de Apelaciones, que además le había rebajado de 22.000 a 11.000 dólares el monto de la fianza.

Aunque Pinochet estaba imputado por 15 de las víctimas de la "Operación Colombo", Montiglio resolvió procesarlo sólo por los casos de los hermanos Aldo y Carlos Pérez Vargas y de Bernardo Castro, desaparecidos desde septiembre de 1974.

Los tres, al igual que la mayoría de las 119 víctimas de la citada operación, pertenecían al Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), agrupación que resistió con las armas a la dictadura de Augusto Pinochet.

Montiglio resolvió enjuiciar al ex gobernante (1973-1990) después de someterlo a exámenes neurológicos, siquiátricos y sicológicos que determinaron que está mentalmente apto para ir a juicio, de someterlo a interrogación y carearlo con el ex jefe de la DINA, Manuel Contreras.

Los abogados Hiram Villagra y Sergio Concha, que representan a las familias de las víctimas, habían solicitado el pasado martes el procesamiento de Pinochet, por considerar que en el juicio está acreditado que fue "la máxima autoridad" que estuvo detrás de esos crímenes y de las actividades de la DINA.

Antes había hecho otro tanto el abogado Boris Paredes, del Programa de Derechos Humanos del Ministerio del Interior, también querellante en el caso.

Pinochet es procesado ahora por crímenes y sigue bajo arresto

Santiago de Chile, 24 nov (EFE).- Augusto Pinochet sumó hoy su segundo procesamiento en dos días, tras ser enjuiciado por el juez Víctor Montiglio por seis víctimas de la "Operación Colombo", montada en 1975 para encubrir la desaparición de 119 opositores.

El procesamiento del ex gobernante (1973-1990) se añade al dictado ayer, miércoles, por el juez Carlos Cerda por cuatro delitos de corrupción, derivados del descubrimiento de sus millonarias cuentas secretas en el exterior.

Montiglio, que decidió notificar personalmente a Pinochet del nuevo procesamiento, ordenó además el arresto domiciliario del ex dictador, lo que anula la libertad provisional otorgada por Cerda y ratificada hoy por la Corte de Apelaciones.

El tribunal de alzada había rebajado desde 12 a seis millones de pesos (22.000 a 11.000 dólares) la fianza para hacer efectivo el beneficio, pero la defensa de Pinochet no alcanzó a concretar el trámite cuando sobrevino el nuevo golpe judicial.

La libertad había sido recibida con alivio por el entorno de Pinochet, que se preparaba para celebrar "con normalidad" este viernes el 90 cumpleaños del ex dictador.

Aunque Pinochet está imputado en 15 casos de la"Operación Colombo", Montiglio resolvió procesarlo sólo por los casos de los hermanos Aldo y Carlos Pérez Vargas, Bernardo de Castro, Roberto Aranda, Manuel Acuña y Modesto Espinoza.

Los seis, al igual que la mayoría de las 119 víctimas de la citada operación, pertenecían al Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR).

El caso de los Pérez Vargas es una de los más siniestros en la historia de las violaciones a los derechos humanos cometidas por la dictadura, pues fueron en total cinco los hermanos víctimas de la represión.

Mientras Aldo y Carlos desaparecieron tras ser detenidos, Iván y Mireya Pérez Vargas fueron asesinados al ser allanado su domicilio en febrero de 1976; Iván murió en el lugar y su hermana fue trasladada, herida, a un centro de torturas donde fue ejecutada.

Un quinto hermano, Dagoberto, era un alto dirigente del MIR y murió el 16 de octubre de 1975 en un cerco tendido por la DINA, del que lograron escapar Andrés Pascal Allende y Nelson Gutiérrez, los máximos líderes del Movimiento.

Montiglio resolvió enjuiciar a Pinochet después de ordenar exámenes neurológicos, siquiátricos y sicológicos que determinaron que está mentalmente apto para ir a juicio, someterlo a interrogatorio y carearlo con el ex jefe de la DINA, Manuel Contreras.

En la Operación Colombo, la policía secreta de Pinochet tuvo la colaboración de sus similares de Argentina y Brasil, países en los que se publicaron, por única vez, las revistas "Lea" y "O Novo Día", con los nombres de las víctimas y la afirmación de que habían muerto en purgas internas del MIR.

La prensa chilena reprodujo esas versiones, con titulares como "Exterminan a miristas como ratas", en circunstancias que los 119 habían sido detenido antes por la DINA y los tribunales habían rechazado recursos de amparo a su favor.

La coordinación de los organismos represores de Argentina y Brasil en el montaje llevó a que Colombo sea considerada la primera acción de la "Operación Cóndor", mediante el cual las dictaduras del cono sur americano colaboraron para eliminar opositores.

"No me acuerdo, estoy perdido porque no recuerdo nada", afirmó Pinochet cuando fue interrogado por el juez, aunque atribuyó los asesinatos a Dios.

"Lamento y sufro por esas pérdidas, pero Dios hace las cosas. El me perdonará si me excedí en alguna, que no creo", precisó Pinochet.

El juez logró establecer en el careo con Manuel Contreras que, como éste último ha asegurado desde hace varios años, Pinochet era el verdadero jefe de la DINA, pero el ex dictador, si bien terminó por admitirlo, negó tener alguna responsabilidad en las acciones represivas del organismo represor.

"Yo digo que el general Contreras, como jefe del Servicio, es el responsable de lo hecho por la DINA. ¿Cómo voy a ser responsable? Yo sólo podría tener una responsabilidad indirecta", alegó el jubilado militar.

Contreras y nueve subordinados de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA) están procesados en este juicio.

El de hoy fue el tercer procesamiento de Pinochet por violaciones a los derechos humanos, pues el juez Juan Guzmán, que dejó el caso Colombo el pasado abril, al jubilarse, lo enjuició con anterioridad dos veces.

En 2000, lo enjuició por los crímenes de la "Caravana de la Muerte", una comitiva militar que en 1973 asesinó a 75 presos políticos en diversas localidades del país y el año pasado lo procesó por los crímenes de la Operación Cóndor.

En ambos casos, Pinochet fue exonerado después por la Corte Suprema, debido a informes médicos que le atribuyeron una "demencia subcortical".